ciclones

Así es como se forman y clasifican los ciclones tropicales

Los ciclones tropicales se comportan como motores gigantes obteniendo el combustible del aire cálido y húmedo de las zonas tropicales. Es por ello que solo son posibles en las zonas próximas al ecuador, donde la radiación solar es mayor y donde la evaporación, además del calentamiento del agua marina, es máxima. El aire caliente tiende a ascender a la atmósfera, por lo que en estas zonas el aire cálido y húmedo sobre los océanos, se eleva desde su superficie. Debido a esta ascensión, queda menos aire cerca de la superficie, causando un área de menor presión de aire cerca del océano.

El aire con mayor presión de las áreas circundantes llena el área de baja presión. Este “nuevo” aire se torna cálido y húmedo volviendo a ascender. En la medida en que el aire cálido continúa subiendo, el aire circundante gira para ocupar su lugar. Cuando el aire cálido y húmedo se eleva y se enfría, el agua en el aire forma nubes. Todo el sistema de nubes y aire gira y crece, alimentado por el calor del océano y el agua que se evapora de la superficie.

- Las tormentas formadas al norte del ecuador giran en sentido contrario a las manecillas del reloj y las generadas al sur del ecuador, giran en el sentido de las manecillas del reloj. Se llama efecto Coriolis (búsqueda recomendada en Google). -

Al girar el sistema de tormenta cada vez más rápido, se forma un ojo en el centro. En el ojo todo es muy tranquilo y claro, con una presión de aire muy baja. El aire de presión alta superior baja hacia el interior del ojo.

Los ciclones tropicales por lo general se debilitan cuando tocan tierra porque ya no se pueden “alimentar” de la energía proveniente de los océanos templados. Sin embargo, a menudo avanzan bastante tierra adentro causando mucho daño por la lluvia y el viento que cambia de dirección a medida que avanzan los el frente del ojo del huracán antes de desaparecer por completo.

Un efecto importante de los huracanes, al margen de los fuertes vientos y las lluvias, es el incremento del nivel del mar, que puede alcanzar varios metros sobre el nivel original, debido al efecto de succión que provocan los propios vientos circulares del huracán que sobre el mar pasa.

Los ciclones tropicales se clasifican en tres etapas de acuerdo con la velocidad de sus vientos máximos:

  • Depresión tropical: cuando sus vientos son menores a 63 km/h.
  • Tormenta tropical: que comprende vientos entre 63 km/h y 118 km/h.
  • Huracán al presentar vientos con una velocidad mayor a los 118 km/h. En esta etapa se generan los efectos destructivos, al provocar vientos fuertes, lluvias torrenciales, marea de tormenta y oleaje altos. Y se clasifican conforme la velocidad de sus vientos mediante la escala Saffir – Simpson:
    • Categoría 1 – 119-153 km/h
    • Categoría 2 – 154-177 km/h
    • Categoría 3 (huracán Mayor) – 178-208 km/h
    • Categoría 4 (huracán Mayor) – 209-251 km/h
    • Categoría 5 (huracán Mayor) – 252 km/h o superiores

Mantente informado sobre el desarrollo de ciclones durante esta temporada, sigue las recomendaciones e indicaciones de Protección Civil de tu localidad.

SkyAlertStorm difundirá constantemente las condiciones y pronósticos a medida que estén disponibles.

NASA/NOAA/CENAPRED

SkyAlertStorm

hurricane

Incendios, ciclones y radiación UV se incrementarán En los próximos 3 años

En los próximos tres años se presentará un nuevo periodo de incendios forestales; una temporada alta de huracanes hasta de categoría 5, tanto en el Pacífico como en el Atlántico, además de un incremento de la radiación ultravioleta, que traerán repercusiones tanto para la salud como para la producción alimentaria, expuso Víctor Manuel Velasco Herrera, investigador del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM.

Esa información se deriva del proyecto “Uso de plataformas aeroespaciales en contingencias nacionales por fenómenos naturales”, que desarrolla e implementa nuevos algoritmos y metodologías para su aplicación en el monitoreo de zonas con alta vulnerabilidad.

“Con este trabajo se propone una interfaz, una instrumentación física y virtual con elementos de hardware y software para el monitoreo de fenómenos naturales, que sea aplicable a los sistemas de alerta temprana”, explicó.

Para lograrlo se monitorean diferentes fenómenos en zonas geográficas muy específicas, mediante imágenes multiespectrales aéreas y satelitales, que se obtienen de plataformas aeroespaciales.

“La innovación consiste en encontrar las variaciones naturales de estos fenómenos, primer elemento para diseñar una estrategia efectiva encaminada a la reducción de desastres. Esto puede ser utilizado para modernizar los sistemas de alerta temprana. Además, contamos con prototipos de resguardo para los equipos de monitoreo, que son únicos y no hay análogos en el mundo”, acotó Velasco Herrera.

Este proyecto fue ganador en el Segundo Concurso de Ciencia, Tecnología e Innovación “Vive conCiencia” 2015, en la categoría de Investigación Espacial, y recibió un estímulo económico. El certamen fue organizado por la Agenda Ciudadana de Ciencia, Tecnología e Innovación, promovida por diversas instituciones de educación superior y por el Legislativo Federal.

Se convocó para proponer soluciones a problemas específicos, y en este caso el equipo fue conformado por un grupo multidisciplinario de universitarios, indicó Anaid Galicia, diseñadora y comunicadora visual, egresada de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán y líder del equipo que asesoró Velasco, quien comentó que la intención es que en los próximos meses se publiquen los resultados de la plataforma en una página de la UNAM.

La plataforma también ha arrojado algunos resultados para la Ciudad de México. El investigador del IGf dijo que no es atípico el clima que se ha dado en los últimos meses.

“Es el tipo de clima de inicios de una nueva temporada de baja actividad solar, es normal. Hemos analizado los últimos 600 años de clima y estas lluvias no son extrañas. Lo curioso es que tendremos un exceso de lluvias y no las aprovechamos para recaudar recursos hídricos”, concluyó.

DGCS-UNAM

SkyAlertStorm

tierra

Durante miles de años disminyeron los niveles de oxígeno en la atmósfera

En los últimos 800,000 años el nivel de oxígeno en la atmósfera ha disminuido un 0.7%. A esta conclusión ha llegado un grupo de científicos que ha estudiado el aire atrapado en los hielos de la Antártida y Groenlandia. Los niveles de oxígeno están estrechamente vinculados con la evolución de la vida en la Tierra y los cambios en los ciclos biogeoquímicos que influyen en la regulación del clima, pero hasta el momento la comunidad científica se encontraba rendida ante la pregunta sobre los posibles cambios del nivel de oxígeno producidos durante un período tan largo.

En un nuevo estudio publicado en la revista ‘Science’ los investigadores proponen dos posibles razones por las que ocurre la disminución del oxígeno. La primera hipótesis apunta a un aumento del índice de la erosión a nivel global, que se debe en gran parte al crecimiento de los glaciares, explica el autor principal del estudio, el geoquímico de la Universidad de Princeton (EE.UU.) Daniel Stolper, al portal LiveScience.

La erosión, por su parte, aumenta la cantidad de pirita y de carbono orgánico en la atmósfera, ambos componentes que entran en una reacción con el oxígeno, desplazándolo del aire. Otra posible causa es el enfriamiento del océano, que aumenta la solubilidad del elemento vital en el agua y genera la actividad de los microbios que, al consumir el oxígeno, dejan una cantidad menor del mismo en la atmósfera.

 A pesar de que el descubrimiento puede parecer alarmante, Stolper asegura que la caída del nivel de oxígeno es “trivial con respecto a los ecosistemas”. El investigador ha comparado la disminución del nivel de oxígeno en un 0,7% con subir a la 30ª planta de un edificio, señalando que una alteración similar “ocurre a unos 100 metros por encima del nivel del mar”.

ActualidadRT

SkyAlertStorm

verano

La ESA analiza las potentes emisiones del cometa 67/P

Las breves pero potentes emisiones vistas en 67P/Churyumov-Gerasimenko durante su periodo de mayor actividad el año pasado han sido analizadas por la Agencia Espacial Europea (ESA)  hasta dar con su origen en la superficie del cometa.

En los tres meses alrededor del 13 de agosto de 2015, fecha del máximo acercamiento del cometa al Sol, las cámaras de Rosetta capturaron 34 emisiones.

Estos violentos estallidos iban mucho más allá de los chorros y flujos de materia que suelen salir expulsados del núcleo del cometa. Estos aparecen y desaparecen con precisión cronométrica en cada rotación, sincronizándose con la salida y la puesta del Sol en el cometa.

Por el contrario, las emisiones son mucho más brillantes que los chorros; se trata de breves proyecciones de polvo a alta velocidad. Normalmente solo se llegan a verse en una imagen, lo que indica que su duración es inferior al intervalo de captura, que es de entre 5 y 30 minutos.

Se cree que, en esos pocos minutos, cada emisión puede liberar entre 60 y 260 toneladas de materia.

De media, las emisiones alrededor del máximo acercamiento al Sol se produjeron una vez cada 30 horas, cada 2.4 rotaciones del cometa. Basándonos en la aspecto del flujo de polvo, podemos dividir las emisiones en tres categorías:

La primera se asocia a un chorro largo y estrecho, que se va alejando del núcleo. El segundo tipo de emisión implica una base ancha que se expande más hacia los lados. La tercera categoría muestra un complejo híbrido de los dos tipos anteriores.

El equipo descubrió que algo más de la mitad de estos eventos se producían en regiones correspondientes a la primera hora de la mañana, cuando el Sol comenzaba a calentar la superficie tras varias horas de oscuridad.

Así, se cree que el rápido cambio de la temperatura local provoca unas tensiones térmicas en la superficie que podrían llevar a la fracturación y exposición repentinas de materia volátil. Esta materia se calentaría con rapidez y terminaría por evaporarse de forma explosiva.

El resto de eventos se produjo tras el mediodía local, cuando la superficie había permanecido iluminada varias horas.

Estas emisiones se atribuyen a otra causa: el calor acumulado llegaría a bolsas de componentes volátiles enterrados bajo la superficie, provocando una vez más su calentamiento y estallido repentinos.

El hecho de que también se aprecien rocas y otros residuos alrededor de estas regiones, identificadas como fuentes de las emisiones, confirma que estas áreas son especialmente susceptibles a la erosión.

Aunque se cree que la lenta erosión de la caras de los acantilados es responsable de algunos de los chorros regulares y más prolongados, el debilitamiento de una de estas paredes también podría provocar su derrumbamiento repentino, de noche o de día. Este derrumbamiento expondría cantidades sustanciales de materia nueva, lo que podría provocar una emisión aunque la región no estuviese expuesta a la luz solar.

Al menos uno de los eventos estudiados se produjo en la oscuridad, y podría deberse al derrumbamiento de uno de estos precipicios.

ESA

SkyAlert

adax

Antílope adaptado al extremo ambiente del Sahara

Temperaturas elevadas, prácticamente sin precipitaciones, enormes tormentas de arena y poca vegetación. La vida en el desierto del Sahara es dura. Pero hay un animal que se adapta perfectamente a estas condiciones aparentemente imposibles: el adax, un antílope fantasmal con largos y retorcidos cuernos.

El adax, o antílope blanco, rara vez necesita beber porque obtiene la mayor parte del agua que necesita de las plantas que come. Sus anchas y planas pezuñas evitan que se hunda en la arena, y su piel cambia de color de marrón en invierno a blanco en verano para reflejar mejor el calor y mantenerse fresco.

Las manadas de adax habitaron una vez el norte de África en abundancia, pero la destrucción de su hábitat y la caza incontrolada de los animales por su carne, cuernos, cuero, y más recientemente como deporte, han conducido a esta especie al borde de la extinción en estado silvestre. Un nuevo estudio ha demostrado que la pequeña, pero todavía viable población de 200 animales de 2010, se ha reducido a tres en la actualidad.

“Estamos siendo testigos en tiempo real de la extinción de esta especie icónica, que una vez abundó”, decía Jean-Christophe Vié, director adjunto de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en mayo, cuando se hizo público el estudio.

Hoy en día el antílope habita principalmente en Níger, en la parte occidental del Chad y en Mauritania. En Níger, los problemas de los antílopes comenzaron en 2008 cuando el país otorgó concesiones para la perforación de petróleo a la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC, en sus siglas en inglés) en el sureste del país, el último hábitat importante de esta especie.

Desde entonces, los camiones y las excavadoras han dispersado las manadas de adax. Y los soldados, cuyo trabajo consistía en proteger las perforaciones, se han dedicado a la caza furtiva de estos animales, a pesar de la existente prohibición.

En 2011 las poblaciones de adax sufrieron otro revés con la guerra civil en Libia. La caída del régimen de Muamar el Gadafi “condujo a un éxodo de la milicia con armas y vehículos todoterreno a los países vecinos, en áreas que albergan grandes poblaciones de fauna silvestre”, explica la UICN.

“Sin una intervención inmediata, el adax perderá su batalla por la supervivencia por culpa de la incontrolada caza furtiva y la pérdida de su hábitat”, afirma Vié.

Grupos como la UICN y el Fondo de Conservación del Sahara (SCF, en sus siglas en inglés) cooperan con el gobierno nigeriano para proteger a los antílopes.

En 2012, se inauguró la Reserva Natural de Termit & Tin Toumma, en el este de Níger, para proteger al adax y a otras especies salvajes. Con un área aproximadamente del tamaño de Hungría, esta zona que se describe como el Arca del Desierto de Noé es el área protegida más extensa de África. Pero es una gran área para proteger y patrullar y los cazadores furtivos se introducen una y otra vez a través de la red.

Los conservacionistas han diseñado un plan de acción para recuperar las poblaciones silvestres de adax, ayudando a mejorar la capacidad del servicio nigeriano para la vida silvestre (Niger Wildlife Service). Además, están cooperando con la población local para gestionar las áreas protegidas.

Grupos como el Fondo de Conservación del Sahara (SCF, en sus siglas en inglés) quieren, asimismo, tener en cuenta los intereses comerciales chinos y de las autoridades nigerianas para controlar la caza furtiva y minimizar el impacto de la explotación petrolera en el hábitat de los antílopes.

“Los grupos con intereses comerciales en el desierto podrían contribuir de manera importante a la conservación del adax, colaborando con las autoridades para proteger la vida silvestre e introducir prácticas más sensibles”, señala Thomas Rabeil, de SCF, en un comunicado reciente.

Si los esfuerzos fallan, el escurridizo adax podría correr la misma suerte que el antílope orix de cuernos de cimitarra, que también vivía en el desierto, pero se extinguió en estado silvestre en la década de 1990 debido a la caza y a la pérdida de hábitat. El tiempo no se detiene.

DW

SkyAlertStorm

frente

Clasificación de los sistemas frontales

Un sistema frontal se produce cuando una masa de aire frío (por lo general) avanza hacia latitudes menores desplazando una masa de aire de diferente temperatura.

Los Frentes se clasifican en:

1-Fríos: cuando una masa de aire frío se acerca a una masa de aire caliente. Se mueven rápido, pueden causar tormentas y nevadas si la temperatura es muy baja.

2-Cálidos: cuando una masa de aire tibio reemplaza a la masa de aire frío que retrocede. En estos casos son comunes las neblinas.

3-Ocluidos: se forma donde un frente caliente móvil más lento es seguido por un frente frío con desplazamiento más rápido.

4-Estacionarios cuando dos masas de aire con diferente temperatura no tienen la fuerza suficiente para sustituir la una a la otra. Pueden permanecer días sin movimiento aparente hasta que la masa de aire caliente o frío domine o se naturalicen disipándose.

Cada uno de los diferentes sistemas frontales, está representado con un símbolos

ff

 

SkyAlertStorm

campi

Controvertido proyecto energético para perforar un supervolcán

Stefano Carlino desciende bajo tierra, en un hoyo profundo ocupado por lo que parece un hidrante de agua de alta resistencia: un cabezal de pozo. Debajo, un agujero estrecho que no se ve continúa cerca de medio kilómetro en la corteza terrestre.

Carlino, un vulcanólogo del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV) de Italia, me muestra cables de fibra óptica que fluyen hacia los instrumentos en el interior del pozo de sondeo los cuales miden temperatura, actividad sísmica y estrés.

Este es el pozo piloto del Proyecto de Perforación Profunda de Campi Flegrei (CFDDP), una ambiciosa iniciativa para perforar más de tres kilómetros en un supervolcán debajo del Golfo de Nápoles.

Campi Flegrei empequeñece al Monte Vesubio, el volcán más famoso de la región. Tiene el poder de matar a cientos de miles de personas e incluso cambiar el clima del planeta.

Perforar en uno de los sitios geológicos más peligrosos del mundo puede parecer osado. Los científicos detrás del proyecto, incluyendo Carlino, argumentan que el verdadero peligro es no saber lo suficiente para prepararse para una erupción.

Pero otros, dirigidos por un geoquímico llamado Benedetto De Vivo, temen que la perforación pueda causar una catástrofe.

La controversia gira en torno a algo mayor que un proyecto: es un debate acerca de cuán profundo debería hurgar la ciencia cuando la búsqueda del conocimiento está plagada tanto de riesgo como de recompensa.

Campi Flegrei es una caldera masiva, o volcán colapsado, que abarca gran parte del Golfo de Nápoles y la zona costera de los alrededores. Las calderas son el tipo más malicioso de volcán que los “estratovolcanes” como el Vesubio, ya que no tienen una ventilación obvia o un pico central; en cambio, una gran cámara de magma subterránea alimenta conos de cenizas, cráteres y fumarolas en una gran superficie.

Para empeorar las cosas, cuando explotan las calderas generan algunas de las erupciones volcánicas más explosivas y destructivas.

Campi Flegrei ha tenido dos grandes erupciones: hace aproximadamente 15000 años, la conocida como la Toba Amarilla Napolitana, y una hace alrededor de 39000 años, llamada Campaniano Ignimbrita.

Ambos fueron eventos globales que causaron cambios climáticos; los descensos de temperatura debido a Campagnian Ignimbrita pueden haber contribuido a la extinción de los neandertales.

Carlino me conduce a la pintoresca ciudad costera de Pozzuoli, situada a unos 15 kilómetros al oeste de Nápoles. Aquí, los cambios drásticos en el nivel del suelo en los últimos 50 años han causado grandes daños estructurales.

En el episodio más reciente, de 1982 a 1984, un notable “levantamiento” de dos metros forzó a alrededor de 36.000 residentes a evacuar el lugar; algunos nunca regresaron.

Por ejemplo, los científicos no entienden completamente qué es lo que está levantando exactamente el suelo: fluidos calentados por el magma (menos peligroso) o el propio magma (mucho más). El conocimiento de los geólogos se basa en los datos recogidos en la superficie, lo que ofrece una imagen incompleta.

Para entender realmente lo que está pasando, los científicos tienen que profundizar en lo subterráneo, según Christopher Kilburn, director del Centro de Peligros Aon Benfield de University College de Londres, quien ha estado estudiando en Campi Flegrei durante tres décadas.

“Si podemos hacer experimentos sobre la roca que está realmente allí, que se ha visto afectada por los fluidos y las altas temperaturas, entonces podemos tener una mejor idea de, por ejemplo, cómo esas rocas responderían a una inyección de magma”, dice Kilburn.

Esa era la idea cuando un grupo de científicos, incluyendo Carlino y Kilburn, propusieron el Proyecto de Perforación Profunda de Campi Flegrei en el 2008.

Los científicos tratan de perforar un pozo diagonal de aproximadamente 3.5 kilómetros de longitud por debajo del centro del Golfo de Nápoles, para la extracción de muestras del subsuelo y la instalación de termómetros, sismómetros y medidores de tensión a gran profundidad.

La perforación profunda es una propuesta técnicamente difícil y extremadamente cara. Esto se ha visto obstaculizado no sólo por las temperaturas extremas -tan calientes como 870º C- y una intensa presión, sino también por barreras creadas por el hombre.

El proyecto apenas había recibido el visto bueno cuando fue derribado por una tormenta mediática. El 6 de octubre de 2010, menos de un año después de su aprobación, el diario Il Mattino de Nápoles publicó un artículo de primera página con el siguiente titular: “Si tocas el volcán de Nápoles va a explotar”.

El artículo se basó en las afirmaciones de Benedetto De Vivo, profesor de la Universidad de Nápoles Federico II, quien advirtió que la perforación profunda en Campi Flegrei podría causar una explosión, terremotos, o incluso una erupción.

El geoquímico, Benedetto De Vivo, sostiene que la perforación en Campi Flegrei podría causar una “explosión hidrotermal” si equipo de sondeo se topara con fluido subterráneo sobrecalentado. De Vivo sostiene que una explosión tiene el potencial de causar una catastrófica reacción en cadena. “Se podría generar una erupción magmática”, señala.

La probabilidad de este escenario es baja, admite De Vivo. Sin embargo, en un área poblada por millones, dice, no es lo suficientemente baja.

Alrededor de un año después de que se suspendió el proyecto Campi Flegrei, un nuevo alcalde, Luigi de Magistris, fue elegido en Nápoles, y de nuevo dio luz verde a la perforación. Para entonces ya era demasiado tarde: la financiación y el equipo habían sido redistribuidos en otros lugares. Para completar el proyecto, el INGV necesita recaudar entre US$6 millones y US$8 millones.

Cuando el proyecto sea revivido, los napolitanos tendrá que decidir qué filosofía científica van a seguir: el cálculo del riesgo de Kilburn y sus colegas, o el principio de precaución de aquellos como De Vivo.

BBC

SkyAlert

cass

Sonda Cassini encuentra nubes “imposibles” en Titán

El aspecto desconcertante de una nube de hielo, aparentemente surgida de la nada ha llevado a los científicos de la NASA a sugerir que se trata de un proceso de formación de nubes inesperado – posiblemente similar a lo que se ve en los polos de la Tierra – y que podría estar formando nubes en Titán, la mayor luna de Saturno.

Situada en la estratosfera de Titán, la nube está hecha de un compuesto de carbono y nitrógeno conocido como dicianoacetileno (C4N2), un ingrediente del cóctel químico que colorea en marrón-naranja la atmósfera nebulosa de Titán.

Hace décadas, el instrumento de infrarrojos de la nave espacial Voyager 1 de la NASA descubrió una nube de hielo como esta en Titán. Lo que ha intrigado a los científicos desde entonces es que se detecta menos del 1 por ciento del gas dicianoacetileno necesario para que la nube se condense.

Las observaciones recientes de la misión Cassini de la NASA dieron un resultado similar. Usando el espectrómetro infrarrojo compuesto de Cassini (CIRS), – que puede identificar las huellas espectrales de los productos químicos individuales en la mezcla atmosférica – los investigadores encontraron una gran nube, a gran altura, hecha de la misma sustancia química congelada. Sin embargo, al igual que la  que encontró la Voyager, cuando se trata de la forma de vapor de esta sustancia química, CIRS informó de que la estratosfera de Titán es tan seca como un desierto.

“La aparición de esta nube de hielo va en contra de todo lo que sabemos acerca de la forma en que se forman las nubes en Titán”, dijo Carrie Anderson, co-investigador de CIRS en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, y autor principal del estudio.

El proceso típico para la formación de nubes implica la condensación. En la Tierra, estamos familiarizados con el ciclo de evaporación y condensación del agua. El mismo tipo de ciclo tiene lugar en la troposfera de Titán – la capa de formación del clima en la atmósfera de Titán – pero con metano en lugar de agua.

Un proceso de condensación diferente tiene lugar en la estratosfera – la región por encima de la troposfera – al norte y al sur de los polos de Titán en la época invernal. En este caso, las capas de nubes se condensan a medida que el patrón de circulación global obliga a los gases calientes a descender en el polo. Los gases se condensan a continuación, mientras se hunden a través de capas más frías y más frías de la estratosfera polar.

De cualquier manera, se forma una nube cuando la temperatura del aire y la presión son favorables para que el vapor se condense en forma de hielo. El vapor y el hielo llegan a un punto de equilibrio que está determinado por la temperatura del aire y la presión. Debido a este equilibrio, los científicos pueden calcular la cantidad de vapor donde el hielo está presente.

“Para que las nubes se condensen, este equilibrio es obligatorio, como la ley de la gravedad”, dijo Robert Samuelson,  científico emérito en el Centro Goddard y un co-autor del trabajo.

Pero los números no sirven para la nube hecha de dicianoacetileno. Los científicos determinaron que necesitarían al menos 100 veces más vapor para formar una nube de hielo donde fue observada por el instrumento CIRS de Cassini.

Una explicación sugerida desde el principio es que el vapor podría estar presente, pero el instrumento de Voyager no era lo suficientemente sensible en el rango de longitud de onda crítica necesaria para detectarlo. Pero cuando CIRS tampoco encontró el vapor, Anderson y sus colegas de Caltech y Goddard propusieron una explicación totalmente diferente. En lugar de la nube formada por condensación, creen que el hielo forma C4N2 debido a las reacciones que tienen lugar en otros tipos de partículas de hielo. Los investigadores llaman a esto “la química del estado sólido”, debido a que las reacciones implican el hielo u otra forma sólida de la sustancia química.

El primer paso en el proceso propuesto es la formación de partículas de hielo hechas de la sustancia química relacionada cianoacetileno (HC3N). A medida que estos pequeños trozos de hielo se mueven hacia abajo a través de la estratosfera de Titán, son recubiertos por cianuro de hidrógeno (HCN). En esta etapa, la partícula de hielo tiene un núcleo y una cáscara compuesta de dos productos químicos diferentes. De vez en cuando, un fotón de luz ultravioleta perfora la cáscara congelada y desencadena una serie de reacciones químicas en el hielo. Estas reacciones podrían comenzar ya sea en el núcleo o dentro de la cáscara. Ambas vías pueden producir hielo dicianoacteoleno e hidrógeno como productos.

Los investigadores tuvieron la idea de la química del estado sólido a partir de la formación de nubes que intervienen en el agotamiento del ozono por encima de los polos terrestres. Aunque la estratosfera de la Tierra tiene escasa humedad, tenues nubes nacaradas (también llamadas nubes estratosféricas polares) pueden formarse en las condiciones adecuadas. En estas nubes, los productos químicos de cloro que han entrado en la atmósfera como contaminación golpean los cristales de hielo de agua, dando lugar a reacciones químicas que liberan moléculas de cloro que destruyen el ozono.

“Es muy emocionante pensar que podemos tener ejemplos que se encuentran en los procesos químicos de estado sólido similares tanto en Titán como en la Tierra”, dijo Anderson.

Los investigadores sugieren que, en Titán, las reacciones se producen en el interior de las partículas de hielo, secuestradas de la atmósfera. En ese caso, el hielo de dicianoacetileno no haría contacto directo con la atmósfera, lo que explica por qué el hielo y las formas de vapor no están en el equilibrio esperado.

NASA

SkyAlert

Mueren 4 montañistas por alud en Nepal

Un montañista español y tres guías nepalíes murieron y otras 14 personas resultaron heridas cuando fueron alcanzadas por un alud provocado por la fuerte lluvia en las montañas del norte de Nepal, informaron las autoridades el jueves.

El administrador del gobierno Narayan Prasad Bhatta dijo que el deslave ocurrió el jueves cerca de la villa de Kerauja. Los nombres de las víctimas no se han dado a conocer. Los heridos fueron trasladados por helicóptero a hospitales y 10 de ellos fueron ingresados.

Los alpinistas estaban recorriendo un camino rumbo al monte Manaslu, a unos 160 kilómetros (100 millas) al noroeste de la capital Katmandú.

Bhatta detalló que los esfuerzos de rescate se retrasaron debido al mal clima y los helicópteros tardaron horas en llegar hasta donde estaban las víctimas. El área no es accesible a los automóviles.

La temporada de ascenso en Nepal comienza en septiembre, cuando normalmente concluye la temporada de lluvias. Sin embargo este año no han cesado.

AP

SkyAlertStorm

clim

La Tierra es un lugar cada vez más cálido

Los períodos excepcionalmente prolongados de calor sin precedentes a escala mundial, el aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero, la sorprendente decoloración de los arrecifes de coral y la continua fusión de los hielos marinos del Ártico ponen de relieve la necesidad urgente de que los dirigentes mundiales ratifiquen y apliquen el Acuerdo de París sobre el cambio climático, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Este mes de agosto fue el agosto más caluroso jamás registrado tanto en la superficie terrestre como en los océanos, de acuerdo con los datos procedentes de la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos de América, el Instituto Goddard de Investigaciones Espaciales de la NASA y el Centro europeo de predicción meteorológica a medio plazo. De acuerdo con la NASA, agosto de 2016 junto con julio de 2016 han sido los meses más calurosos jamás registrados. En lo que va del año se han superado todos los récords de temperatura anteriores.

Hielos marinos del Ártico

El Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielos (NSIDC) de Estados Unidos anunció el jueves que la capa de hielo del Ártico parece haber alcanzado su extensión mínima el 10 de septiembre de 2016, es decir, 4.14 millones de kilómetros cuadrados. Estadísticamente se ubica junto con el nivel mínimo de 2007 como la segunda menor extensión en los registros satelitales. Las cifras son provisionales.

La extensión mínima jamás registrada de acuerdo con los datos obtenidos por satélites durante 37 años se produjo el 17 de septiembre de 2012, cuando la extensión de los hielos marinos se redujo a 3.39 millones de kilómetros cuadrados (1.31 millones de millas cuadradas).

Fue un verano tormentoso, nuboso y relativamente fresco. Históricamente esas condiciones meteorológicas desaceleran la pérdida de hielo durante el verano.

La capa de hielo del Ártico crece todos los otoños e inviernos y se reduce todas las primaveras y veranos. La extensión máxima de los hielos marinos árticos de marzo de 2016 fue la menor jamás registrada. Además, este año el manto de hielo de Groenlandia comenzó a fusionarse en fechas inusualmente tempranas.

Por lo general, la extensión del hielo marino del Ártico en el momento álgido de la estación de deshielo estival ya es un 40% menor que a finales del decenio de 1970 y comienzos de 1980.

Calor en agosto y septiembre

Los datos de la NOAA, la NASA y el Centro europeo de predicción meteorológica a medio plazo confirmaron que agosto de 2016 estableció otro récord mensual.

Si bien el ciclo de temperaturas estacionales suele alcanzar su nivel máximo en julio, agosto de 2016 terminó siendo junto con julio de 2016 el mes más cálido jamás registrado. La temperatura de agosto de 2016 fue 0.16 °C más alta que el agosto más cálido anterior (2014). Además, ese mes fue 0.98 °C más cálido que la temperatura media de agosto en el período comprendido entre 1951 y 1980, de acuerdo con la NASA.

La NOAA declaró que el mes de agosto marcó 16 meses de calor récord en todo el mundo, la serie ininterrumpida más prolongada en 137 años. De enero a agosto se registró una temperatura de 1.01 °C por encima del promedio del siglo XX y 0.16 °C más alta que en 2015.

La OMM emplea una combinación de conjuntos de datos internacionales para compilar su Declaración anual sobre el estado del clima mundial. En noviembre publicará la versión provisional de la Declaración en vista de las negociaciones sobre el cambio climático de las Naciones Unidas que tendrán lugar en Marakkech (Marruecos).

En muchas zonas de Europa se registraron temperaturas excepcionalmente elevadas en la primera quincena de septiembre. En el Reino Unido, por ejemplo, en Gravesend (condado de Kent) la temperatura llegó a los 34.4 °C el 13 de septiembre: el día más cálido de septiembre desde 1911. En Dinamarca se alcanzaron temperaturas de hasta 29.9 °C. El 12 de septiembre en Francia se registraron temperaturas de 8 a 12 °C superiores al promedio para esta época del año.

Concentraciones de dióxido de carbono

Este año las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera han superado el hito simbólico de las 400 partes por millón (ppm). Los niveles varían según la estación, pero la tendencia subyacente es al alza. De acuerdo con la NOAA, la media mensual mundial de CO2 en julio de 2016 fue de 401.72 ppm, lo cual representa un aumento con respecto a las 393.13 ppm de julio de 2015.

El océano en un mundo más cálido

El océano nos está protegiendo de los peores efectos del calentamiento global al no solo almacenar más del 90% del calor adicional proveniente de los gases de efecto invernadero, sino también al absorber aproximadamente un tercio del total de emisiones de dióxido de carbono provocadas por las actividades humanas.

En una conferencia científica internacional que se realizará en China, se examinarán las nuevas investigaciones sobre las complejas interacciones entre el océano y el clima mundial, que quedaron demostradas por la intensidad excepcional del último episodio de El Niño. En la conferencia también se hará hincapié en la forma en que el océano resiste el embate del calentamiento global, lo cual tendrá enormes consecuencias para el futuro del planeta.

NASA

SkyAlertStorm