coral1

Sentinel-2 capta la decoloración de la Gran Barrera de Coral

A principios de este año, los científicos observaron una decoloración en la Gran Barrera de Coral australiana empleando imágenes por satélite. Aunque en el pasado no era fácil capturar estos fenómenos desde el espacio, ahora es posible gracias a las pasadas frecuentes y a la resolución de Sentinel-2.

Los corales de la Gran Barrera han sufrido dos episodios de decoloración en años seguidos. Los expertos están muy preocupados por la capacidad de supervivencia de los corales, dada la mayor frecuencia de estos fenómenos provocados por el calentamiento global.

La decoloración se produce cuando las algas que viven en los tejidos de los corales, que captan la energía del Sol y son esenciales para la supervivencia de estos, son expulsadas debido a las altas temperaturas del agua.

Así, los corales decolorados pueden morir, lo que tiene consecuencias sobre el ecosistema del arrecife y en la pesca, el turismo regional y la protección de las costas.

La decoloración de un coral puede prolongarse hasta seis semanas. Aunque los corales pueden recuperarse, también pueden morir o recubrirse de algas. En este último caso, vuelven a oscurecerse, por lo que son difíciles de distinguir de los corales sanos en las imágenes por satélite. Esto hace necesario monitorizar los arrecifes de forma sistemática y frecuente, para poder identificar las decoloraciones desde el espacio.

Tras estudiar las imágenes capturadas por Sentinel-2 al sobrevolar los arrecifes entre enero y abril, los científicos del proyecto Sen2Coral de la ESA vieron áreas probablemente coralinas que se iban volviendo de un blanco brillante para luego oscurecerse de nuevo.

El fenómeno se confirmó gracias a dos fotografías sucesivas realizadas en febrero, que indicaban una duración aproximada de la decoloración de al menos diez días.

“En general, interpretar los cambios es ambiguo. No podemos precipitarnos y concluir que el brillo indica una decoloración, ya que el brillo de cualquier punto de un arrecife puede variar de una imagen a otra por muchos motivos, debido a cambios tanto del agua como del fondo marino”, explica el doctor John Hedley, director científico de Sen2Coral.

El doctor Chris Roelfsema, del Centro de Investigación de Detección Remota de la Universidad de Queensland y director del Great Barrier Reef Habitat Mapping Project (proyecto de cartografiado del hábitat de la Gran Barrera de Coral), ha llevado a cabo campañas de campo en la zona, recopilando miles de imágenes geolocalizadas de los corales en enero y nuevamente en abril. Estas se utilizaron para confirmar las observaciones de los satélites.

“Por desgracia, en las zonas donde se aprecia decoloración, la abundante cubierta de coral observada en enero había sido sustituida en su mayor parte por algas y solo se apreciaban algunos ejemplares de coral que habían sobrevivido. Las imágenes y los datos de campo sugieren que esta área se ha visto fuertemente afectada”, concluye.

Como este tipo de decoloraciones suelen monitorizarse manualmente —mediante la observación desde el aire o con equipos de buceo—, no se está haciendo un seguimiento eficaz de numerosos arrecifes del mundo.

a decoloración también resulta difícil de vigilar con imágenes por satélite debido a las constantes variaciones en el agua suprayacente y a otros cambios en el fondo marino, como las floraciones de microalgas.

La frecuente recaptura de las imágenes por parte de Sentinel-2 permite excluir estas variaciones y ayuda a detectar los fenómenos de decoloración antes de que la recuperación de los corales o el crecimiento de algas haga que la zona vuelva a oscurecerse.

Ahora que los dos satélites de Sentinel-2 están en órbita, la misión puede contribuir significativamente a comprender mejor las presiones que los arrecifes coralinos sufren a escala global.

“Sentinel-2 constituye un punto de inflexión para la detección remota de arrecifes de coral: la combinación de pasadas frecuentes y resolución espacial nos permite ver cosas realmente nuevas”, admite el doctor Hedley.

“Ahora que sabemos que la decoloración puede verse en imágenes, el reto es producir software fiable que pueda cartografiarla o cuantificarla”.

“Este debe tener en cuenta todas las fuentes de variación temporal y, muy importante, el grado de incertidumbre de los métodos. Además, los métodos deben ser abiertos para que los científicos puedan interpretar los resultados”.

Para lograr este objetivo, el proyecto Sen2Coral de la ESA está creando una conjunto de software para aplicaciones relacionadas con los arrecifes de coral y se espera que esté disponible en el conjunto de herramientas SNAP de código abierto a finales de este año.

ESA

SkyAlert Storm 

agua

Agua en México: fugas, sobreexplotación y abasto inequitativo

El agua en México padece graves desequilibrios en su ciclo natural de vida, sobreexplotación de los acuíferos, contaminación, inadecuada administración, fugas y un inequitativo abasto en las diferentes regiones del país, debido a condiciones geográficas y socioeconómicas irregulares y la falta de una administración adecuada que garantice el derecho humano a ese recurso, resumieron expertos reunidos en la UNAM.

En la continuación de los Foros Universitarios “La UNAM y los desafíos de la nación”, en esta ocasión dedicados al tema El Agua en México: retos y soluciones, el secretario general de esta casa de estudios, Leonardo Lomelí Vanegas, dijo que se trata de un tema emergente de gran actualidad por el crecimiento demográfico de nuestra nación y las afectaciones del cambio climático.

“Buena parte del país cuenta con estrés hídrico y otra con sequías. Hay problemas serios de contaminación y de desperdicio”, señaló. Por ello, en la UNAM hay importantes esfuerzos para estudiar esta temática, dentro de la Red del Agua y el Pumagua, que tiene un programa de manejo, uso y reúso del líquido en la esta casa de estudios, con la participación de toda la comunidad universitaria.

En el auditorio José Luis Sánchez Bribiesca de la Torre de Ingeniería resaltó que “las soluciones que se obtengan de este foro se harán llegar al Congreso y a las instancias encargadas del manejo de los recursos hídricos”.

El ciclo hidrológico es el soporte de vida del planeta. Ocurre en las cuencas, de las que debemos mantener su estructura para tener suelos que retengan sedimentos y contaminantes, alertó Helena Cotler, profesora de la Facultad de Ciencias e integrante del CentroGeo.

Durante la primera mesa, en la que analizó al agua como soporte de vida, subrayó que la integridad de las cuencas depende de su gestión. “Debemos entender que el líquido disponible es sólo el que se extrae sin deterioro del ecosistema”.

Eugenio Barrios, del Programa Agua del Fondo Mundial para la Naturaleza en México, expuso que hay una sobreconcesión de este recurso en México, y ello nos tiene en riesgo de seguridad hídrica.

Insistió que se deben evaluar los daños ambiental y social en el manejo del líquido, y no sólo cuestiones económicas. “El manejo del territorio y del agua está separado y hay que crear sinergias para proteger los recursos”.

Dos terceras partes del país están en zonas desérticas y semidesérticas, y éstas contienen al 77 por ciento de la población nacional, indicó Humberto Marengo Mogollón, de la Facultad de Ingeniería de la UNAM. “El sureste del país tiene agua, pero un menor desarrollo industrial”.

Para garantizar este recurso a la población, propuso almacenarlo y hacer una recarga de calidad en los acuíferos. Y para profundizar en el tema, sugirió más investigación y desarrollo en el país.

En su oportunidad, Fernando González Cáñez, del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México, apuntó que se cuenta con herramientas del marco regulatorio para atender el problema, pero se necesita un manejo integrado de las cuencas.

El moderador, Luis Agustín Álvarez Icaza, director del Instituto de Ingeniería (II), agregó que se debe corregir la gestión del agua, invertir en tecnologías prioritarias y lograr la participación de la sociedad civil.

En la mesa Acceso equitativo al agua potable y saneamiento, Blanca Jiménez Cisneros, investigadora del Instituto de Ingeniería y miembro de la División de Ciencias del Agua de la UNESCO, recordó que el derecho humano a este recurso es universal y que el agua potable y el saneamiento son la base del desarrollo de un país.

Hay naciones como Cuba, en donde el gobierno garantiza el derecho al líquido, y otros como Turquía, que invierten el triple en abasto para satisfacer a los migrantes.

Francisco José Muñiz Pereyra, de la Comisión Nacional del Agua, acentuó que los municipios encargados de dotar de agua a la población son débiles y requieren transformarse. Recomendó atacar el problema desde el diseño institucional.

Manuel Perló Cohen, director del Instituto de Investigaciones Sociales, comentó que de acuerdo a un estudio de expertos de 10 zonas metropolitanas del país, hay consenso en que para 2035 la situación del agua en México será grave. “Pero no hay acuerdos respecto a cómo abordar el problema, existe una polarización muy grande. Este tema nos debe ocupar desde ahora, se necesita un enfoque integral, pues sin agua no hay futuro”.

María del Carmen Carmona Lara, del Instituto de Investigaciones Jurídicas, consideró que hay que replantear la gestión del líquido y partir del principio de respeto a la dignidad humana. “Se necesita el paradigma de los derechos humanos con un nuevo modelo de gestión. Se tendrían que nacionalizar todas las aguas (subterráneas y superficiales) para que no puedan ser privatizadas y garantizar la seguridad hídrica”.

Finalmente, el moderador, Eduardo Vega López, director de la Facultad de Economía, opinó que uno de los grandes desafíos es tener agua disponible con la calidad adecuada.

DGCS-UNAM

SkyAlert Storm

casa

¿Tu hogar está preparado para un sismo?

Protege a tu familia en caso de sismos si ocurren mientras estás en tu hogar. Las siguientes recomendaciones te ayudarán a mitigar los posibles riesgos.

  • Identifica las áreas de menor riesgo en tu hogar o busca la zona con mayor estructuración.
  • Quita todo obstáculo que pueda retrasar tu evacuación.
  • Identifica aquellos objetos que puedan caerse con fuertes movimientos.
  • Asegura o sujeta tus muebles y electrodomésticos; no solo pueden causar lesiones, también es tu patrimonio.
  • Si está dentro de tus posibilidades, coloca láminas adhesivas en los vidrios de ventanas y puertas para evitar que formen filosas astillas; en el mejor de los casos, cambia los vidrios comunes por vidrio templado el cual no se astilla.
  • Almacena bajo llave todo producto químico que pueda ser nocivo para la salud.
  • Revisa periódicamente las condiciones de las instalaciones de gas y electricidad.
  • Prepara o adquiere tu Mochila de Emergencia y colócala cerca de la ruta de evacuación.
  • Realiza simulacros para ensayar tus reacciones y recrea o visualiza diferentes escenarios (sismo durante la noche, tormentas, etc.)
  • Repara cualquier daño que presente tu hogar, ya sea por humedad o por sismos previos.
  • Si tienes dudas sobre la seguridad de tu hogar consulta con un especialista en estructuras o acude a Protección Civil de tu localidad.

SkyAlert

fe

Fórmula E recibe apoyo de la ONU para impulsar uso de vehículos eléctricos

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) anunció este martes que apoyará el campeonato de carreras de vehículos eléctricos, conocido como la Fórmula E.

Con esto se suma a una alianza global que promueve una mejor calidad del aire en las ciudades.

La colaboración busca aumentar la conciencia sobre los beneficios de los automóviles de ese tipo entre los más jóvenes y los fanáticos del automovilismo.

También pretende educar a los consumidores del futuro y animar a las autoridades a emprender acciones para solucionar el problema de la contaminación.

La Fórmula E de la Federación Internacional del Automóvil lleva este deporte a ciudades como Hong Kong, Marrakech, Buenos Aires, París, Nueva York y Montreal.

La carrera incluye 40 vehículos eléctricos propulsados por generadores que se alimentan de glicerina y producen “cero emisiones” de gases dañinos, explicó la agencia de la ONU.

Los motores están basados en modelos diésel que han sido adaptados para utilizar glicerina. El tipo de glicerina, en este caso, ha sido derivada de un proceso de biodiesel y es tan limpia que se puede beber, aseguró el PNUMA.

Más de 6 millones y medio de personas mueren prematuramente cada año a causa de las enfermedades relacionadas con la contaminación del aire. Además, el 80% de las poblaciones urbanas del mundo respira aire contaminado. Esto acarrea impactos negativos sobre la salud de esas personas, tanto a corto como a largo plazo.

En la actualidad, el transporte contribuye con un cuarto de las emisiones de gases de efecto invernadero que dañan la atmósfera.

ONU

SkyAlert Storm

Hurricane Matthew Jeremie Les Cayes

Récords de personas fallecidas por fenómenos meteorológicos extremos

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha anunciado “récords mundiales” del número de víctimas mortales registradas por causa de ciclones tropicales, tornados, rayos y tempestades de granizo. Es la primera vez que en el Archivo oficial de fenómenos meteorológicos y climáticos extremos de la OMM se incluyen, además de récords de temperatura y otras variables, los impactos de fenómenos específicos.

“Los fenómenos meteorológicos extremos ocasionan graves destrozos y causan un gran número de víctimas mortales. Esa es una de las razones por las que la OMM se esfuerza en mejorar las alertas tempranas multirriesgos y las predicciones que tienen en cuenta los impactos, y en aprender de las lecciones extraídas de desastres ocurridos en el pasado para evitar que se repitan en el futuro”, afirmó Petteri Taalas, Secretario General de la OMM. “Nunca debería perderse de vista la faceta humana inherente a todo fenómeno extremo”, señaló.

Un comité de expertos de la OMM realizó una exhaustiva investigación sobre los registros fehacientes de casos de mortalidad relacionados con cinco fenómenos meteorológicos específicos. En la investigación no se tuvieron en cuenta las olas de calor y frío, ni las sequías o las inundaciones. Se espera que en el futuro se añadan los impactos de otros fenómenos al Archivo oficial de fenómenos meteorológicos y climáticos extremos, que mantiene la Comisión de Climatología de la OMM y en el que se recogen datos detallados de los récords de calor, frío, velocidad del viento, precipitaciones y otros fenómenos.

“Un aspecto abarcado por los debates y estudios relativos al cambio climático es la mayor amenaza de mortalidad que este supone para la población del planeta. A medida que la población mundial prosigue su crecimiento paralelamente al cambio climático mundial, una mayor parte de la humanidad se ve amenazada por numerosos fenómenos climáticos y meteorológicos”, escribió el comité de expertos en un artículo publicado en la edición en línea de la publicación Weather, Climate and Society (Tiempo, clima y sociedad) de la Sociedad Meteorológica de los Estados Unidos.

“No obstante, la vulnerabilidad depende tanto del riesgo de que se produzca un fenómeno como de la adaptación o resiliencia al fenómeno. Por ejemplo, la mortalidad relacionada con una ola de calor tiende a disminuir cuando se generaliza el aire acondicionado. De igual modo, el número de víctimas originadas por un rayo decrece cuando se instalan pararrayos en los almacenes de municiones y se establecen protocolos de seguridad para casos de rayos en
los programas de atletismo”, escribieron los expertos.

La tasa de mortalidad general también puede disminuir gracias a la mejora continua de las infraestructuras de predicción y aviso. Por ejemplo, el sistema Meteoalarm en Europa, que es un servicio en línea concebido para proporcionar avisos de fenómenos meteorológicos extremos en tiempo real a las personas que viajan por Europa.

“Aun con estas mejoras, seguirá habiendo mortalidad por causa de los fenómenos meteorológicos. Para situar en el contexto histórico que corresponde las posibles catástrofes del futuro, resulta útil tener conocimiento de cómo han ido evolucionando los datos sobre la mortalidad asociada a los fenómenos meteorológicos, recogidos durante los últimos 150 años de registros meteorológicos internacionales oficiales”, dijo el comité de la OMM.

El variado grupo de 19 expertos internacionales estaba compuesto por climatólogos y meteorólogos, así como por un médico y un historiador de la meteorología. Consideró únicamente los casos de mortalidad por fenómenos meteorológicos extremos a partir de 1873, fecha en la que se creó la Organización Meteorológica Internacional, predecesora de la OMM, aun cuando antes de esa fecha también se hubieran dado fenómenos con tasas de mortalidad especialmente altas, para garantizar así la calidad de los datos meteorológicos disponibles. El grupo de expertos asumió la tarea de obtener documentación directa sobre cada fenómeno y establecer el número de víctimas asociado a cada fenómeno con la mayor precisión posible.

Los expertos seleccionaron cuidadosamente fenómenos determinados con el fin de establecer procedimientos y directrices para posibles evaluaciones futuras de otros fenómenos como las olas de calor o las inundaciones.

“Las muertes causadas por estos fenómenos ponen de relieve el lado trágico inherente a los diferentes tipos de condiciones meteorológicas. El conocimiento detallado de estos fenómenos extremos del pasado confirma que tenemos la responsabilidad permanente no solo de predecir y vigilar el tiempo y el clima, sino también de utilizar esa información para salvar vidas en todo el mundo, de modo que se atenúe el impacto de este tipo de desastres o incluso se elimine en el futuro”, dijo Randall Cerveny, portavoz de la OMM sobre fenómenos meteorológicos y climáticos extremos.

Como es la práctica habitual con las evaluaciones de fenómenos meteorológicos extremos que realiza la OMM, si surgen elementos nuevos podrán realizarse nuevas evaluaciones en el futuro.

“La validación de estos nuevos valores mundiales para los casos de mortalidad causada por fenómenos extremos constituye una prueba sólida en lo que se refiere a muchos de estos fenómenos mortales que no han sido compilados de forma rigurosa en el pasado; asimismo, viene a confirmar lo que ya se sabía, es decir, que algunos tipos de condiciones meteorológicas pueden causar numerosas víctimas mortales, y además constituye una referencia que puede usarse para comparar posibles tragedias que se produzcan en el futuro a causa de fenómenos meteorológicos”, manifestó Thomas Peterson, presidente de la Comisión de Climatología de la OMM.

La OMM está intensificando su colaboración con las organizaciones asociadas de las Naciones Unidas para contribuir a mejorar los conocimientos sobre los efectos de los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos en los ámbitos humanitario y ambiental, y ha empezado a tener en cuenta esta información en sus informes sobre el estado del clima.

Ciclón tropical más mortífero:

El ciclón tropical que ha causado la mortalidad más alta fue el que en 1970 arrasó Bangladesh (entonces el Pakistán Oriental) los días 12 y 13 de noviembre. Se estima que este ciclón tristemente célebre, también denominado el Bhola en algunas ocasiones, causó entre 300 000 (estimaciones mínimas) y 500 000 (estimaciones máximas) víctimas mortales (en su mayoría como resultado de una gran marea de tempestad que arrolló las islas y las marismas situadas a lo largo de las costas del golfo de Bengala). Al igual que sucede con cualquier desastre de tal magnitud, suelen darse balances exagerados del número de víctimas y es difícil obtener cifras oficiales, pero el comité convino en que las estimaciones mínimas eran las que estaban documentadas con mayor exactitud.

Tornado más mortífero:

El 26 de abril de 1989 un tornado asoló el distrito de Manikganj, en Bangladesh, destruyendo dos ciudades y dejando a unas 80 000 personas sin hogar. Esta violenta tormenta, de una anchura cercana a 1.6 km, dejó más de 12 000 heridos y se le atribuye un elevado número de víctimas mortales que, según las estimaciones más fiables consideradas por el comité, fue de 1,300 personas.

Efectos indirectos de los rayos:

Tormentas sumamente violentas asolaron Dronka (Egipto) el 2 de noviembre de 1994, causando grandes daños y crecidas repentinas. Un rayo incendió tres tanques de almacenamiento de petróleo, cada uno de los cuales contenía unas 5,000 toneladas de combustible para aeronaves o gasóleo. Estos tanques estaban situados junto a unas vías férreas que, posteriormente se hundieron debido a que el terreno cedió a causa de las aguas de la crecida. El combustible prendió fuego con la descarga del rayo y las aguas de crecida empujaron el combustible inflamado hasta el pueblo. En un documento oficial el Ministerio
de Salud de Egipto se informó de que en los hospitales de la región habían ingresado 469 muertos.

Efectos directos de los rayos:

Se determinó que el mayor número de víctimas mortales causadas directamente por un rayo era de 21 personas. El hecho se produjo el 23 de diciembre de 1975, momento en que esas personas se encontraban en una choza en las tierras tribales en fideicomiso de Manica en la Rhodesia Oriental [actual Zimbabwe]. Casi el 90% de los edificios del África Subsahariana, especialmente las viviendas, carece de pararrayos, lo que deja a familias enteras, escolares y trabajadores en situación de vulnerabilidad permanente. Las escuelas y los hogares, en particular, tienden a estar construidas en adobe, con el tejado de paja o de chapa sujeto con piedras.

Granizo más mortífero:

A la tempestad de granizo que ocurrió cerca de Moradabad (India) el 30 de abril de 1888 se le atribuyen nada menos que 246 víctimas, que murieron a causa de pedriscos tan grandes como “huevos de ganso, naranjas y pelotas de críquet”. Un meteorólogo que fue testigo ocular de la tempestad apuntó que los tejados de las casas se vinieron abajo, las puertas y ventanas se rompieron, y las verandas se las llevó el viento. “Las personas a las que la tempestad sorprendió al aire libre y sin cobijo murieron a causa del pedrisco que les cayó encima. En la pista de carreras se encontraron 14 cadáveres. La tempestad sorprendió y aniquiló a los asistentes de más de una celebración de boda cerca de las orillas del río. La policía informó de que 1,600 cabezas de vacunos, ovinos y caprinos murieron a causa de la tempestad”, escribió John Eliot, que se iba a convertir en el primer Director General del Departamento de Meteorología de la India.

OMM

SkyAlert Storm

valdivi

A 57 años del terremoto más grande de la historia

Hoy se cumplen 57 años del terremoto más grande de la historia ocurrido en Valdivia, Chile.

Aspectos más destacados

•Magnitud 9.5* – otras técnicas calcularon magnitud en 9.8.
•Área de ruptura de 1000 km de largo por 300 km de ancho.
•Se deslizó la placa de Nazca bajo la Sudamericana 30 metros en promedio.
•Tuvo una duración reportada de hasta 25 minutos.
•Tuvo un sismo precursor el día previo de magnitud 8.1
•Por el sismo y tsunami se reportaron más de 6000 personas fallecidas; el sismo del día anterior provocó evacuación de edificios dañados por lo que la cifra no fue más grande.
•Generó un tsunami gigante de más de 25 metros en Chile.
•El tsunami también golpeó el resto de las costas del Pacífico siendo los más afectados Hawái (61 muertos), Filipinas (32 muertos) y Japón (185 muertos).
•El terremoto detonó una erupción del complejo volcánico Puyehue – Cordón Caulle el 24 de mayo del mismo año.
•Se necesitarían 125 sismos como el de 1985, de magnitud 8.1, para liberar la misma energía que uno de 9.5.

*Calculada con la técnica Magnitud de Momento (Mw) basada en la relación entre área de ruptura y el deslizamiento de la falla; esta técnica/método no se satura con sismos de gran magnitud por lo que es el método más usado en el mundo dejando obsoleta a la escala de magnitud Richter.

contam

Contaminación en CDMX es tema de salud pública

En el Valle de México, los efectos de la contaminación del aire son un tema preocupante de salud pública, informa el Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

El deterioro de la calidad del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), indica el CCA, se relaciona con diferentes factores como la densidad poblacional, el nivel de desarrollo económico, el consumo energético, la industrialización, el volumen de emisiones de contaminantes, la química de la atmósfera, los incendios forestales, quemas agrícolas y las condiciones meteorológicas, entre otros.

Ante esta problemática, precisa que los tres niveles de gobierno deben asumir las tareas que les corresponden: monitoreo de la calidad del aire; conservación y protección de los recursos naturales; reducción de emisiones precursores de ozono, partículas suspendidas y gases de efecto invernadero, así como el control de incendios forestales y la protección a la salud de la población.

Se han realizado esfuerzos importantes en la reducción de emisiones por combustión vehicular, pero además de estas medidas, el CCA ha elaborado una serie de recomendaciones necesarias para abatir este problema de salud pública:

  • Reducir emisiones por combustión residencial (quemado eficiente en calentadores de agua, uso de energías alternas para calentamiento de agua y reducción de fugas de gas LP, entre otras) y controlar las emisiones de compuestos orgánicos volátiles
  • Establecer políticas públicas sobre el uso y las emisiones de las motocicletas
  • Incrementar la movilidad mediante la sincronización de semáforos
  • Aumentar la frecuencia y el número de vehículos de transporte colectivo
  • Reconsiderar la entrada a clases y trabajos de forma escalonada
  • Reubicar a los trabajadores, tanto en la iniciativa privada como del sector federal, en sucursales cercanas a sus viviendas y hacer un reordenamiento territorial
  • Realizar una verdadera gestión ambiental a nivel de cuenca atmosférica en el Valle de México
  • Revisar las normas oficiales de calidad del aire y el diseño de planes de contingencia adecuados a las condiciones locales
  • Contribuir como sociedad mediante la modificación de los estilos de vida, y exigir y ser corresponsables en la protección del ambiente

Las condiciones meteorológicas en el centro del país en los últimos días han mostrado la presencia de un sistema de alta presión sobre la meseta central, hecho que ha favorecido una atmósfera estable con cielos despejados, temperaturas relativamente altas para la media típica del Valle de México, y vientos débiles que no han permitido la ventilación de contaminantes.

Todo esto ha favorecido la producción fotoquímica de contaminantes secundarios como el ozono, que alcanzan sus valores máximos después del mediodía.

De acuerdo con datos de la Red Automática de Monitoreo Atmosférico (RAMA) sobre la calidad del aire y las condiciones meteorológicas, el 15 de mayo se rebasó el nivel de los 150 IMECA (Índice Metropolitano de la Calidad del Aire) de ozono, aun cuando fue un día sin actividad escolar por ser festivo.

Los días subsecuentes, del 16 al 19 de mayo, y ya con la aplicación de la Fase 1 de la contingencia ambiental, que reduce la circulación vehicular, nuevamente se rebasaron los 150 IMECA, con niveles mayores al registrado el 15 de mayo. Esto se debe a un fenómeno meteorológico común: un sistema de alta presión que ha estado presente desde el 15 de mayo y ha influido en los niveles de calidad del aire.

DGCS-UNAM

SkyAlert Storm

olacalors

Recomendaciones ante las altas temperaturas

Una ola de calor es un periodo excesivamente cálido que puede durar horas, días o semanas. En zonas costeras la sensación térmica puede ser extrema con la presencia de humedad. Sigue las siguientes recomendaciones durante esta temporada de calor.

Especial atención noroeste y norte de México por temperaturas superiores a 40°C.

  • Evita largas exposiciones al Sol, especialmente de 12:00 a 16:00 horas.
  • Permanece en lugares bajo la sombra y ventilados.
  • Evita actividades físicas extenuantes.
  • Toma mucha agua aunque no tengas sed.
  • Evita tomar bebidas alcohólicas o muy azucaradas.
  • Especial atención a niños, adultos mayores y mujeres embarazadas.
  • Evita consumir alimentos preparados en la calle.
  • Utiliza bloqueador solar para proteger tu piel de los rayos UV
  • Utiliza ropa de colores claros, telas ligeras y manga larga.
  • Utiliza gafas, gorra o sombrero.
  • Acude con el médico ante cualquier sensación de malestar.
  • No dejes a tus mascotas en patios o azoteas y coloca un recipiente extra de agua.

SkyAlert Storm

Tropical Weather-Aftermath

Sistemas de alerta temprana multirriesgos: salvar vidas, reducir pérdidas

El cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos que trae consigo y los cambios demográficos dan lugar a cifras sin precedentes de personas expuestas a inundaciones, olas de calor y otros riesgos. En consecuencia, es más importante que nunca introducir mejoras en los sistemas de alerta temprana y promover la coordinación de las actividades de reducción de los riesgos de desastre.

Para hacer frente a todas estas dificultades crecientes se pondrá en marcha una campaña concertada, en el marco de una conferencia internacional, con miras a mejorar las alertas emitidas en relación con conjuntos entrelazados de riesgos y a traducir esas alertas en medidas eficaces sobre el terreno.

La Conferencia sobre sistemas de alerta temprana: salvar vidas, reducir pérdidas se celebra en Cancún (México) los días 22 y 23 de mayo. El Gobierno de México acoge este evento, impulsado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR), conjuntamente con un amplio grupo de asociados entre los que se encuentra el Banco Mundial. Sus conclusiones servirán de base a la Plataforma Mundial para la Reducción del Riesgo de Desastres de 2017, que tendrá lugar en Cancún del 24 al 26 de mayo.

“Los fenómenos meteorológicos extremos afectan gravemente a los países de ingresos bajos y medianos en particular y menoscaban los esfuerzos para erradicar la pobreza. La adopción de un enfoque multirriesgos para las alertas tempranas potencia las medidas en el ámbito de la resiliencia a los desastres y el cambio climático, tanto desde el punto de vista económico como operativo. Los sistemas de alerta de un solo riesgo no siempre son asequibles o no se justifican por el nivel de riesgo”, afirmó el señor Robert Glasser, Representante Especial del Secretario General para la Reducción del Riesgo de Desastres y Jefe de la UNISDR.

“Dicho simplemente, una cosa es descifrar el tiempo que va a hacer y otra muy distinta anticipar las consecuencias que podría llevar aparejadas, que no se suelen conocer”, afirmó el señor Petteri Taalas, Secretario General de la OMM.

“Por ejemplo, un ciclón tropical constituye un único riesgo meteorológico, pero puede comportar una secuencia de efectos, por ejemplo, vientos fuertes, mareas de tempestad, inundaciones costeras o en tierra firme por precipitación intensa, que requieren una respuesta de los encargados de la gestión de desastres, las empresas de transporte y de servicios públicos, los sectores de la educación y la salud, y la sociedad civil. Con un mayor número de predicciones meteorológicas y sistemas de alerta temprana que tengan en cuenta los impactos se logrará salvar vidas tanto ahora como en los próximos años”, afirmó el señor Taalas.

Más del 80% de los desastres naturales están relacionados con el tiempo o el agua. Por lo tanto, los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales desempeñan una función esencial en la reducción de los riesgos de desastre.

Marco de Sendái

La Conferencia de Cancún se centrará en los procedimientos a los que pueden recurrir los países para incrementar la disponibilidad de los sistemas de alerta temprana multirriesgos y de la información y las evaluaciones sobre el riesgo de desastres, y el acceso a ellos. Se trata de uno de los objetivos principales del Marco de Sendái para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015–2030, plan mundial para reducir las pérdidas causadas por desastres adoptado por los Estados Miembros de las Naciones Unidas en marzo de 2015.

Los fenómenos meteorológicos extremos interactúan con otros factores que aumentan el riesgo de desastres, como la pobreza, la urbanización no planificada, la deforestación, la escasa capacidad institucional y la falta de sensibilización pública, y causan numerosas víctimas y pérdidas económicas extraordinarias.

Las mejoras introducidas en los sistemas de alerta temprana, en particular a raíz del uso de satélites meteorológicos, el desarrollo de los Servicios Meteorológicos Nacionales y la adopción de medidas tempranas por los sistemas de protección civil para organizar evacuaciones ágiles, han contribuido a impulsar un descenso de las cifras de víctimas mortales causadas por desastres relacionados con el tiempo.

Ya hay importantes iniciativas mundiales en curso para mejorar los sistemas de alerta temprana de los países en desarrollo, entre ellas la iniciativa Riesgo climático y sistemas de alerta temprana (CREWS), en la que participan la OMM, el Banco Mundial, la UNISDR y el Gobierno de Francia.

La Conferencia respaldará las iniciativas para reforzar la capacidad de los países en desarrollo, especialmente en relación con las alertas tempranas multirriesgos.

En la Conferencia se darán a conocer programas de distintas regiones, desde Europa Suroriental hasta Asia Suroriental, proyectos de determinados países, como la República Democrática Popular Lao y Myanmar, además de sistemas basados en satélites de Europa, China y los Estados Unidos de América y muchas otras iniciativas.

Los delegados también analizarán la forma de crear de una versión mundial de la aclamada red europea Meteoalarm. Se trata de una plataforma que recibe alertas para la población emitidas por los Servicios Meteorológicos Nacionales, en las que se evita usar cualquier tipo de jerga y se explican los posibles efectos de los riesgos que se avecinan mediante un lenguaje sencillo y códigos de colores.

El 24 de mayo, en el marco de la Conferencia, se formularán recomendaciones dirigidas a la reunión especial sobre sistemas de alerta temprana multirriesgos de la Plataforma Mundial para la Reducción del Riesgo de Desastres de 2017.

OMM

SkyAlert Storm

hurricane

Perspectiva de ciclones tropicales en México

Para este año se pronostican alrededor de ocho huracanes en el Océano Pacífico, y cinco o seis en el Golfo de México y Mar Caribe, informó Rosario Romero Centeno, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

En nuestro país la temporada de huracanes inició ayer, 15 de mayo, en el Pacífico, y lo hará el primero de junio en el Golfo y Mar Caribe; concluirá el 30 de noviembre. “Esto no significa que no puedan ocurrir fuera de estas fechas, simplemente es menos probable”, precisó.

Los pronósticos de la temporada de huracanes se basan en los registros históricos de estos fenómenos, las fechas en que ocurren con mayor frecuencia, explicó la universitaria. En el Golfo de México y Mar Caribe el promedio marca alrededor de 11 o 12 tormentas con nombre, de las cuales entre cinco y seis llegarán a categoría de huracán, y alrededor de dos serán de categoría mayor: tres, cuatro o cinco.

Mientras, en el Pacífico el promedio marca alrededor de 15 o 16 tormentas con nombre, de las cuales aproximadamente ocho alcanzarán categoría de huracán y, en promedio, tres serán huracanes de categoría mayor, agregó.

Romero Centeno aclaró que éstas son proyecciones para la temporada, hechas a partir del análisis de las condiciones actuales, que pueden ser semejantes a las de años anteriores. “Pero la variación de un año a otro es muy grande y siempre tenemos que estar pendientes por si ocurre una temporada menos o más activa de lo que se pronostica”.

Los huracanes son fenómenos que aportan al sistema terrestre, pero pueden dañar a la humanidad.

Entre sus contribuciones destaca la distribución de la energía solar en la Tierra: la manera en que recibimos esa radiación no es uniforme, es mayor en los trópicos y mucho menor en las latitudes más altas; los huracanes ayudan a redistribuirla al llevarla desde las zonas tropicales hacia las latitudes altas, expuso.

Otro aporte son las precipitaciones. Muchas zonas del país dependen de las lluvias asociadas a estos fenómenos. Cuando se vuelven torrenciales porque los vientos son intensos, producen daños; no obstante, el agua que cae en nuestro territorio debido a los huracanes es importante.

Además, inicia una época de acopio de este recurso, pues se recargan los acuíferos y las presas. “Hay que tener cuidado con el manejo de las presas cuando viene un evento intenso, y no tenerlas muy llenas”, aconsejó.

La parte negativa de los huracanes es que provocan precipitaciones intensas que producen inundaciones, deslaves y avalanchas de lodo. Los vientos fuertes pueden provocar daños a la infraestructura, e incluso llevarse casas, personas, animales o autos.

También existe la marea de tormenta, que es una elevación en el nivel del mar asociada al empuje de los vientos de estos sistemas hacia la costa. Esa elevación puede ocasionar la entrada de agua a varios kilómetros tierra adentro y generar inundaciones importantes, alertó.

Para estudiar huracanes, en el CCA se analizan los registros históricos, reiteró la universitaria. “Son estudios estadísticos para saber el tipo de trayectorias que han seguido, de qué manera han afectado a distintos estados de la República, su intensidad y los daños que han producido”.

También son analizados mediante modelos de pronósticos del tiempo, que orientan a los científicos sobre cómo evolucionará la atmósfera; esos pronósticos revelan con cierta incertidumbre la probabilidad de que se forme un sistema de éstos, y se le puede dar el seguimiento adecuado. La información se completa con las observaciones de los satélites, explicó.

La de huracanes es una buena época para medir las metodologías que se utilizan. “Ahora dependemos mucho de los modelos numéricos para los pronósticos de corto plazo y las observaciones que se hacen con satélite o con mediciones in situ, que sirven mucho para calibrar los modelos y que cada vez sean mejores”, finalizó.

DGCS-UNAM

SkyAlert Storm