Supernova SN 1987A over time

El final de una Supernova

El 23 de febrero de 1987, los cielos del hemisferio sur de la Tierra se iluminaron con la luz de una explosión estelar, que marcaba la muerte de una estrella masiva.

Situada en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite de la Vía Láctea, SN 1987A es la supernova más cercana a la Tierra observada desde la invención del telescopio. Su estudio a lo largo de estos últimos 30 años ha revolucionado nuestra comprensión de la muerte de estas estrellas masivas.

Como puede apreciarse en este montaje, el telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA, en funcionamiento desde 1990, ha observado los restos de la supernova en numerosas ocasiones. Las imágenes muestran su evolución entre 1994 y 2016, destacando el anillo principal que brilla alrededor del remanente.

Además, en enero de 2017, Hubble tomó una  nueva imagen de gran angular para celebrar su 30 aniversario.

Al observar la expansión de los restos de esta supernova a lo largo de estos años, Hubble ha contribuido a mostrar que el material del interior del anillo probablemente se expulsara 20,000 años antes de que se produjera la explosión.

La emisión inicial de luz desde la supernova fue lo que en principio iluminó los anillos, atenuándose a lo largo de la primera década tras la explosión, hasta que una veloz nube de gas proyectada durante la supernova chocó con el anillo central, enviando una potente onda a través del gas que lo calentó a altísimas temperaturas y generó una fuerte emisión de rayos X.

Esto provocó que los cúmulos de gas más denso en el interior del anillo se fueran iluminando como una cadena de perlas, algo apreciable en el número creciente de puntos brillantes que, ahora, se están volviendo a apagar.

NASA

SkyAlert

27fchile1

7 años del último gran terremoto de Chile

El 27 de Febrero del 2010, a las 3:34 hora local, Chile fue azotado por un gran sismo de magnitud 8.8 dejando más de 500 personas fallecidas. A este sismo, de acuerdo al USGS, también se le conoce como el sismo de Concepción o del Maule.

El terremoto del 27F es el 6º más grande registrado en el mundo; Chile también posee el primer lugar con el gran megaterremoto de Valdivia de magnitud 9.5 en 1960.

Chile es el país sísmicamente más activo del mundo, no por alguna característica tectónica diferente sino porque su litoral se extiende a más de 4,000 km donde están en contacto la placa Sudamericana y la placa de Nazca la cual subduce (introduce) a razón de 7-8 cm/año.

En cuanto al epicentro, que es el punto inicial en donde comienza la ruptura y que se puede extender decenas y cientos de kilómetros, el área estimada de ruptura es de 450 km de largo por 150 km de ancho y con un desplazamiento superior a los 10 m (que tanto se movieron las placas Sudamericana y Nazca).

De acuerdo a estudios realizados por universidades chilenas existieron dos focos de liberación de energía: la primera zona de ruptura se originó en Cobquecura, extendiéndose al norte liberando una segunda área con tensión acumulada en Curicó; caso contrario hacia el sur puesto que no había suficiente tensión acumulada entre las placas.

Aunque la duración del sismo es un dato irrelevante al tener tiempos diferentes dependiendo el tipo de suelo y más factores, en algunas zonas, tuvo una duración de 2 minutos 45 segundos, también hay reportes de hasta 3 minutos. La energía liberada se estima que fue tan grande que equivale a 100 mil bombas atómicas de Hiroshima; este fuerte movimiento también provocó que el eje de la Tierra tuviera una inclinación adicional de 8 cm.

Este tipo de grandes sismos cuyo mecanismo focal corresponde al de una falla inversa, es decir, por procesos de subducción, generan tsunamis al existir desplazamientos verticales de la corteza oceánica; una vez que el suelo se movió verticalmente grandes volúmenes de agua son desplazados hacia todas direcciones repercutiendo severamente en las costas más cercanas al epicentro. Chile es un caso de llamar la atención: el sismo por sí solo ya era un aviso del inminente tsunami, sin embargo, las autoridades chilenas, en este caso la ONEMI (CENAPRED chileno), descartó el tsunami erróneamente cuando cientos de vidas pudieron haberse salvado con alertas oportunas de las olas que en algunas zonas midieron 30 metros (de acuerdo a investigaciones).

Algunos chilenos hacen mención que tenían el conocimiento de la posibilidad de un tsunami después de un gran sismo por lo que acertadamente tomaron la decisión de evacuar salvando sus vidas.

Esto es algo que debes tomar en cuenta si vives en zonas costeras de México: solo basta sentir un sismo que sea tan intenso que no te permita estar de pie.

En el litoral chileno este tsunami alcanzó su máximo impacto desde Constitución al sur hasta el Golfo de Arauco. Las ciudades más afectadas fueron Constitución y los balnearios de Curanipe, Pelluhue e Iloca en la región del Maule; la localidad de Perales, el balneario de Dichato, las ciudades de Penco y Talcahuano; las caletas de Tubul y Llico; la ciudad de Lebu y el pueblo de Tirúa, en la costa de la Región del Bio Bio. La ola más destructiva se produjo aproximadamente a los 90 min. después del terremoto y su altura varió entre 1.0 y 4.0 m aunque algunos otros estudios encontraron marcas de tsunami a una altura hasta de 30 metros sobre el nivel del mar.

El terremoto de 8.8 dejó como resultado:

  • Las zonas o regiones más afectadas por el terremoto fueron: Valparaíso, Metropolitana de Santiago, O’Higgins, Maule, Biobío y La Araucanía,
  • 8500 réplicas al inicio de 2013; 3 han alcanzado una magnitud superior a 7 mientras que 29 han sobrepasado magnitudes de 6.
  • En las zonas más afectadas tanto por el terremoto y el tsunami la población afectada equivale al 18% de la población (2,800,000 personas aproximadamente). 
  • Por el sismo y tsunami murieron 550* personas, desaparecidas: 25 (*cifras reales pueden ser superiores)                 
  • Más de 370 mil viviendas sufrieron daños.
  • Más de 82 mil viviendas con daño total.
  • Daños estimados en 30 mil millones de dólares = 18% PIB Chile.

SkyAlert

 

trapp

Noticia de la semana: descubrimiento de 7 exoplanetas similares a la Tierra

Un grupo de siete planetas del tamaño de la Tierra apiñados alrededor de una estrella enana roja ultrafría podrían ser poco más que trozos de rocas expulsados por la radiación, o mundos cubiertos de nubes donde podría hacer un calor tan achicharrante como en Venus.

O quizás podrían albergar formas de vida exóticas, prosperando bajo el crepúsculo rojizo del cielo.

Los científicos están considerando las posibilidades después del anuncio de esta semana: el descubrimiento de siete mundos en órbita alrededor de una estrella pequeña y fría, situado a unos 40 años luz de distancia, todos ellos aproximadamente como nuestro planeta en términos de peso (masa) y tamaño (diámetro ). Tres de los planetas residen en la “zona habitable” alrededor de su estrella, TRAPPIST-1, donde los cálculos sugieren que las condiciones podrían ser las adecuadas para que exista agua líquida en su superficie, aunque se necesitan observaciones de seguimiento para estar seguros.

Los siete son los primeros embajadores de una nueva generación de objetivos en la búsqueda de planetas.

Las estrellas enanas rojas – también llamadas “enanas M” – superan en número a otras, incluyendo las estrellas amarillas como nuestro Sol, por un factor de tres a uno, que comprende casi el 75 por ciento de las estrellas de nuestra galaxia. También duran mucho más tiempo. Y sus planetas son proporcionalmente más grandes en comparación con las pequeñas estrellas que orbitan. Eso significa que los pequeños mundos rocosos que orbitan alrededor de las enanas rojas cercanas serán los principales objetivos para los nuevos telescopios de gran alcance, que entrarán en funcionamiento en los próximos años, tanto en el espacio como en tierra.

“La mayoría de las estrellas son enanas M, que son débiles y pequeñas y no muy luminosas,” dijo Martin Still, científico del programa en la sede de la NASA en Washington. “Así que la mayoría de los lugares en los que se buscarían planetas es alrededor de estas pequeñas y frías estrellas. Estamos interesados en las estrellas más cercanas, y las estrellas más cercanas son en su mayoría enanas M “.

Pero seguramente serán planetas desconcertantes, con extrañas propiedades que deberán ser examinados cuidadosamente, así como la realización de simulaciones por ordenador. Averiguar si pueden soportar alguna forma de vida, y de qué tipo, es probable que mantenga a los astrobiólogos que trabajan haciendo horas extras, tal vez intentando recrear en laboratorio algunas de las condiciones en estos mundos teñidos de rojo.

“Definitivamente estamos todos trabajando y haciendo horas extras ahora”, dijo Nancy Kiang, astrobióloga del Instituto Goddard de Estudios Espaciales en Nueva York.

La opinión de los expertos acerca de si los planetas de enanas rojas son adecuados para albergar vida tiende a ir de un lado a otro, “como un péndulo,” dijo Shawn Domagal-Goldman, científico de investigación espacial en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

“Nosotros hemos propuesto estas razones teóricas para las que tal planeta podría tener dificultades de ser habitable”, dijo. “Entonces nos fijamos en esas preocupaciones teóricas con un poco más de detalle, y comprobamos que no es tan grande esa preocupación. Luego siempre surge alguna otra preocupación teórica.”

Por el momento, el péndulo no se detiene de nuevo hacia la falta de vida. Los resultados recientes sugieren que la vida tendría una batalla cuesta arriba en un planeta cerca de una enana roja, en gran parte debido a que estas estrellas son muy activas en sus primeros años – disparando bengalas potencialmente letales y explosiones de radiación.

Estas rabietas juveniles continuarían durante bastante tiempo. Las enanas rojas arden con mucha menos energía que nuestro sol, pero viven mucho más tiempo, tal vez con una esperanza de vida en miles de millones de años – más larga que la edad actual del universo.

La edad exacta de la estrella TRAPPIST-1 es desconocida, pero los científicos creen que tiene por lo menos 500 millones de años, o aproximadamente un décima de la edad de nuestro sol de 4.500 millones de años.

Las enanas rojas podrían emplear sus primeros mil millones de años sólo para calmarse lo suficiente como para permitir que los planetas cercanos pudiesen ser habitables. Y la “zona habitable” alrededor de tales estrellas se encuentra muy cerca, de hecho. Los siete planetas del tamaño de la Tierra están tan cerca de su estrella que completan una sola órbita – su “año” – en cuestión de días, 1,5 días para el planeta más cercano y 20 días para el más lejano.

Ese tipo de proximidad significa que los planetas sufren fuerzas de marea, con una cara siempre mirando hacia la estrella, de la misma manera nuestra luna presenta sólo una cara a la Tierra.

Un estudio reciente que se basaba en simulaciones por ordenador de los planetas de las enanas rojas, sin embargo, concluyó en más malas noticias. Las enanas rojas jóvenes, con sus estallidos de rayos X de alta energía y las emisiones ultravioleta, de hecho podrían coartar el oxígeno de la atmósfera de los planetas cercanos, según el estudio realizado por un equipo de la NASA de Goddard dirigido por Vladimir Airapetian.

Otros escenarios implican la eliminación de la atmósfera por completo. Pero estas suposiciones están basadas en modelos informáticos complejos, según ha dicho Franck Selsis de la Universidad de Burdeos, uno de los autores del artículo de TRAPPIST-1.

Dado que los modelos informáticos contienen ciertas suposiciones acerca de las estrellas y planetas, pueden no ser completos, según Selsis. Los modelos pueden fallar al suponer los efectos de la estrella en las atmósferas planetarias, que podrían crear un campo magnético protector. O pueden producir tasas de pérdida atmosférica tan altas que son físicamente improbables.

En cuanto a TRAPPIST-1, “La tranquilidad relativa actual de la estrella y las fuentes plausibles de reposición atmosférica aún hacen posible que los planetas puedan tener atmósferas y condiciones habitables en su superficie”, dijo Michael Gillon, investigador principal de TRAPPIST en la Universidad de Lieja, Bélgica . “Nuestra única manera de ir más allá de estas especulaciones teóricas es intentar detectar y estudiar a fondo sus atmósferas.”

Otros científicos también ofrecen posibles escenarios en el lado optimista de la ecuación de habitabilidad de la enana-M.

“Tal vez la atmósfera se pueda recuperar, y esté muy bien,” dijo Tom Barclay, científico de investigación senior en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field, California. Barclay trabajó en la búsqueda de planetas con el telescopio espacial Kepler de la NASA, tanto durante su misión original y su segunda misión, conocida como K2.

En el escenario de Barclay, las formas de vida podrían encontrar una manera de adaptarse a las ráfagas de radiación estelar.

“Ciertamente vemos la vida en la Tierra capaz de hibernar durante períodos muy prolongados de tiempo. Vemos que la vida entra en un estado en el que se apaga, a veces durante años o décadas. Así que creo que no deberíamos, probablemente, descartarlo, pero hay que poner mucho esfuerzo en el estudio de si se trata de un lugar donde creemos que la vida podría prosperar “.

Los futuros telescopios, incluyendo el Telescopio Espacial James Webb de la NASA (JWST), que será lanzado en 2018, podrían ayudar a resolver estas cuestiones mediante el análisis de cerca de los gases de la atmósfera de los planetas de TRAPPIST-1.

El telescopio espacial Hubble también será un jugador clave en la caracterización de las atmósferas de los planetas de TRAPPIST-1 y, de hecho, ya ha comenzado un estudio preliminar. Ambos telescopios espaciales están equipados para capturar el espectro de la luz de los planetas, que revela los tipos de gases que están presentes.

“Vamos a mirar en las atmósferas con en diferentes longitudes de onda, que nos permita obtener la composición, temperatura, presión,” dijo Julien de Wit, investigador posdoctoral en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, Cambridge, y un autor del nuevo documento de TRAPPIST-1 . “Esto nos permitirá restringir la habitabilidad.”

En cualquier caso, si estos planetas poseen vida, las formas de vida simples parecen ser más probables.

“Estoy hablando de limo aquí,” dijo Meadows. “La mayor parte de la vida que nos encontremos es probable que sea una sola célula, la vida relativamente primitiva. Ese es el tipo de cosas que estaríamos buscando en planetas que orbitan estas enanas M “.

NASA

SkyAlert

enero

Situación actual y perspectivas del clima

Durante el segundo semestre de 2016 las temperaturas de la superficie del océano Pacífico tropical se encontraban al límite que separa unas condiciones frías-neutras de unas condiciones características de un episodio débil de La Niña. Muchos indicadores atmosféricos también se acercaban a los umbrales característicos de La Niña o los superaban. En enero de 2017 las temperaturas del Pacífico tropical y algunos campos atmosféricos habían vuelto claramente a unos niveles neutros. Dado que en ese segundo semestre de 2016 las características típicas de La Niña se manifestaron tan solo de forma débil, puede que la influencia de otros condicionantes climáticos haya igualado, o incluso superado, la del fenómeno El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) en algunas regiones.

La mayoría de los modelos climáticos considerados indican que las condiciones neutras persistirán durante la primera mitad de 2017. Aunque existe toda una gama de posibilidades para después de mayo de 2017, el escenario menos probable es el de la reaparición de un episodio de La Niña, siendo posible tanto que se den unas condiciones neutras del ENOS como un episodio de El Niño en la segunda mitad del año. Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales seguirán supervisando de cerca la evolución del fenómeno ENOS en los próximos meses.

Desde aproximadamente mediados de julio de 2016 hasta principios de enero de 2017 las temperaturas en las partes central y oriental del Pacífico tropical descendieron entre 0,5 y 0,8 grados Celsius por debajo de la media, siendo prácticamente nula la correlación a nivel atmosférico. Los vientos a baja altitud y la configuración de la presión del nivel del mar en todo el Pacífico tropical solo apuntaban de manera intermitente a un episodio de La Niña, mientras que la configuración de las nubes y el régimen de las precipitaciones sí eran más bien característicos de La Niña. Según los umbrales utilizados, algunos Servicios Meteorológicos Nacionales llegaron a considerar que el segundo semestre de 2016 presentaba un panorama característico de un episodio débil de La Niña. En enero de 2017 tanto las temperaturas de la superficie del mar como la mayoría de los campos atmosféricos volvieron a unos niveles neutros del ENOS. Mientras tanto, las temperaturas en el extremo este del Pacífico tropical aumentaron 1,5 grados Celsius o más por encima de la media a finales de enero, dando origen a un episodio de El Niño de características costeras en la parte ecuatorial occidental de la región de Sudamérica.

La mayoría de los modelos de predicción dinámica y estadística considerados predicen que la media trimestral de las temperaturas de la superficie del mar en las partes oriental y central del Pacífico tropical permanecerán neutras durante la primera mitad de 2017. Las proyecciones de los modelos para después de mayo incluyen una amplia gama de posibilidades, que van desde unas condiciones frías-neutras hasta la formación de un episodio de El Niño. En conjunto, las posibilidades de que se den unas condiciones neutras del ENOS en la segunda mitad de 2017 son de aproximadamente el 50%, siendo la posibilidad de que se dé un episodio de El Niño algo menor, de alrededor del 35-40%. Su posible formación se vería favorecida, en cierta medida, por las temperaturas cálidas que ha dejado el intenso episodio de El Niño de 2015/2016 en los extremos del Pacífico ecuatorial, así como por la actual fase positiva de la Oscilación Decenal del Pacífico. Por otro parte, según los modelos, es muy poco probable que reaparezca un episodio de La Niña durante 2017.

En los próximos meses se vigilarán de cerca las condiciones oceánicas y atmosféricas en el Pacífico tropical a fin de evaluar mejor una posible transición a un episodio de El Niño.

Es importante tener en cuenta que El Niño y La Niña no son los únicos factores que condicionan las características climáticas a escala mundial, y que la intensidad del ENOS no se corresponde sistemáticamente con la de los efectos. Por lo que se refiere a la escala regional, las proyecciones estacionales deberán tener en cuenta los efectos relativos tanto de El Niño y La Niña como de otros condicionantes climáticos pertinentes a escala local. Por ejemplo, se sabe que la temperatura de la superficie del océano Índico, del sureste del Pacífico y del Atlántico tropical influyen en el clima de las zonas terrestres adyacentes. A escala regional y local puede encontrarse información aplicable en las predicciones climáticas estacionales regionales o nacionales, tales como las elaboradas por los Centros Regionales sobre el Clima (CRC) de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), los Foros regionales sobre la evolución probable del clima (FREPC) y los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales (SMHN).

En resumen:

  • De los indicadores se desprende que de agosto de 2016 a principios de enero de 2017 prevalecieron unas condiciones entre frías-neutras y un episodio débil de La Niña, pero que ahora se dan más claramente unas condiciones neutras del ENOS;
  • De la mayoría de los modelos considerados y las opiniones de los expertos se infiere que las probabilidades de que se mantengan unas condiciones neutras durante la primera mitad de 2017 son aproximadamente del 70-85%;
  • Las predicciones del ENOS para el segundo semestre del año que se han hecho durante este primer trimestre muestran, por lo general, una amplia gama de posibilidades;
  • Para el segundo semestre de 2017 lo más probable es que continúen las condiciones neutras del ENOS, pero la posibilidad de que se forme un episodio de El Niño durante el tercer o el cuarto trimestre de 2017 es significativa, situándose en torno al 35-40%. Existe solo una mínima posibilidad de que se forme un episodio de La Niña durante 2017.

OMM

agujeroN

Telescopios Hubble y ALMA observan marca oscura en el unvierso

Los acontecimientos que rodean el Big Bang fueron tan cataclísmicos que dejaron una huella indeleble en la composición del cosmos. Hoy podemos detectar estas cicatrices mediante la observación de la luz más antigua del universo. Dado que fue generada hace casi 14.000 millones de años, esta luz — que existe ahora como una débil radiación de microondas y es denominada fondo cósmico de microondas (CMB, de Cosmic Microwave Background) — se ha expandido, impregnando el cosmos entero y llenándolo de fotones detectables.

El CMB puede utilizarse para sondear el cosmos a través de algo conocido como el efecto Siunyáiev-Zeldóvich (SZ), que se observó por primera vez hace 30 años. Detectamos el CMB aquí en la Tierra cuando los fotones de microondas que lo forman viajan a nosotros a través del espacio. En su viaje hacia nosotros, pueden pasar a través de cúmulos de galaxias que contienen electrones de alta energía. Estos electrones dan a los fotones un pequeño aumento de energía. Detectar estos fotones potenciados con nuestros telescopios es difícil, pero importante, ya que pueden ayudar a los astrónomos a comprender algunas de las propiedades fundamentales del universo, como la ubicación y la distribución de los densos cúmulos de galaxias.

Esta imagen muestra las primeras mediciones del efecto térmico Siunyáiev-Zeldóvich con el conjunto ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), en Chile. Los astrónomos combinaron datos de antenas de ALMA de 7 y 12 metros para producir la imagen más nítida posible. El objetivo era uno de los cúmulos de galaxias más masivos conocido, RX J1347.5–1145, que vemos en la imagen como un “agujero” oscuro. Los colores se corresponden con el brillo: en otras palabras, el número de fotones detectados en la gama de longitud de onda estudiada. Los parches rojos, naranjas y amarillos son especialmente brillantes, los cian y verdes tienen un brillo medio, y los azules y morados tienen poco brillo. La distribución de la energía de los fotones del CMB cambia y aparece como una disminución de la temperatura en la longitud de onda observada por ALMA, por lo tanto, en esta imagen se observa un parche oscuro (tonos azul-púrpura) en el lugar en el que se encuentra el cúmulo.

NASA

SkyAlert

olacalors

Recomendaciones ante las altas temperaturas

Una ola de calor es un periodo excesivamente cálido que puede durar horas, días o semanas. En zonas costeras la sensación térmica puede ser extrema con la presencia de humedad. Sigue las siguientes recomendaciones durante esta temporada de calor.

Especial atención noroeste y norte de México por temperaturas superiores a 40°C.

  • Evita largas exposiciones al Sol, especialmente de 12:00 a 16:00 horas.
  • Permanece en lugares bajo la sombra y ventilados.
  • Evita actividades físicas extenuantes.
  • Toma mucha agua aunque no tengas sed.
  • Evita tomar bebidas alcohólicas o muy azucaradas.
  • Especial atención a niños, adultos mayores y mujeres embarazadas.
  • Evita consumir alimentos preparados en la calle.
  • Utiliza bloqueador solar para proteger tu piel de los rayos UV
  • Utiliza ropa de colores claros, telas ligeras y manga larga.
  • Utiliza gafas, gorra o sombrero.
  • Acude con el médico ante cualquier sensación de malestar.
  • No dejes a tus mascotas en patios o azoteas y coloca un recipiente extra de agua.

SkyAlert Storm

articooso

Disminuye volumen de hielo marino en el Ártico por calor excepcional

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) informó hoy que el aumento global de las temperaturas continúa en ascenso y que el calor excepcional que registra el Ártico ha disminuido el volumen de hielo marino a niveles récord para esta época del año.

La portavoz de la OMM, Clare Nullis, indicó que la temperatura media registrada en enero fue la tercera más alta de ese mes desde que existen datos, pero aclaró que ésta no es la principal preocupación.

“El hecho significativo es la tendencia prolongada de cambio climático. Son los indicadores de cambio climático a largo plazo tales como las concentraciones de CO2 en la atmósfera, que alcanzaron de nuevos récords en enero, y los indicadores a largo término de cambio climático como el hielo marino ártico”, dijo Nullis.

La OMM indicó que por lo menos tres veces durante el invierno se registró el equivalente polar a una ola de calor en el Ártico y que la extensión de hielo marino en enero tanto en el Ártico como en la Antártida fue la más baja en 38 años de registros satelitales.

El periodo de recuperación del hielo marino del Ártico se produce normalmente en invierno, cuando gana volumen y extensión, pero este invierno ha sido frágil, situación que tendrá implicaciones serias para la extensión del hielo del mar Ártico durante el verano así como para el clima global.

ONU

SkyAlert Storm

tierra

Las placas tectónicas y su relación con la vida

Incluso si le quitas a todos sus habitantes, la Tierra aún seguiría “viva”. Su núcleo líquido se mueve, generando un campo magnético que envuelve al planeta.

Los volcanes en erupción vomitan gases y pavimentan nuevas tierras con lava fresca. La superficie terrestre es un rompecabezas de placas del tamaño de continentes que se empujan, se rozan y chocan entre sí, generando poderosos procesos que forman montañas y transforman paisajes.

Y el metabolismo geológico del planeta -especialmente el dinamismo de sus placas tectónicas- es también responsable de hacerlo habitable.Si el planeta fuese una roca espacial fría, muerta e inerte, probablemente la vida como la conocemos no podría existir.

Otros mundos en el Sistema Solar tienen superficies antiguas con marcas de cráteres de millones o incluso miles de millones de años.

Sin embargo, sobre la Tierra, las placas tectónicas se desplazan y se deslizan, renovando constantemente su superficie. En las dorsales oceánicas el magma se eleva, formando una nueva corteza al separar dos placas.

Cuando dos placas se presionan entre sí, una sección de una puede quedar bajo la otra. Ese proceso puede cavar trincheras oceánicas profundas o inducir erupciones volcánicas.

Y a veces, como en los Himalayas, las placas continentales chocan entre sí y, al no tener otro destino, construyen montañas.

Todo eso es esencial para que haya vida sobre la Tierra.

Esos procesos llevan carbono dentro y fuera del interior del planeta, regulando la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera, un gas con efecto invernadero. Cuando hay demasiado, la atmósfera atrapa mucho calor y si hay poco, todo el calor se escaparía dejando al planeta inhóspito y frío.

El ciclo de carbono, por lo tanto, actúa como un termostato global, regulándose a sí mismo cuando es necesario (aunque no toma en cuenta el exceso de dióxido de carbono que está causando el cambio climático por la actividad humana).

Un clima más cálido también genera más lluvia, que ayuda a extraer más dióxido de carbono fuera de la atmósfera. El gas se disuelve en gotas que caen sobre la roca expuesta y las consecuentes reacciones químicas liberan el carbono y minerales como el calcio.

El agua entonces fluye a través de ríos y riachuelos, hasta alcanzar finalmente el océano donde el carbono forma rocas carbonatadas y objetos orgánicos como conchas marinas.

El carbonato se sedimenta en el fondo marino sobre una placa tectónica que queda bajo subducción, llevando el carbono al interior de la Tierra. Entonces, los volcanes escupen el carbono de vuelta a la atmósfera en forma de dióxido de carbono.

Después de cientos de millones años, el ciclo finalmente se termina.

Y no solo la subducción devuelve el carbono al manto terrestre: la actividad tectónica también lleva rocas frescas a la superficie que, expuestas, son cruciales para las reacciones químicas que liberan minerales.

Las montañas, formadas de placas tectónicas, canalizan el aire hacia arriba, donde se enfría, se condensa y forma gotas de lluvia que ayudan a extraer el carbono de la atmósfera.

Luego están los volcanes. “La placas tectónicas ayudan a mantener el vulcanismo activo por mucho tiempo. Si el vulcanismo no devolviera el dióxido de carbón a la atmósfera, el planeta podría quedar muy frío”. dice Brad Foley, geofísico de la Universidad de Penn State, EE.UU.

Las placas tectónicas también hacen otras contribuciones.

Hay estudios que sugieren, por ejemplo, que la erosión y los procesos de meteorización eliminan de la roca elementos como el cobre, el zinc y el fósforo, llevándolos hasta el mar.

Son nutrientes importantes para organismos como el plancton y podrían haber sido responsables de estallidos de diversidad como la explosión cámbrica ocurrida hace 540 millones de años.

Hay pruebas que también sugieren que períodos de poca erosión -con menos nutrientes disponibles en el océano- coincidieron con eventos de extinción masiva.

Al desplazar continentes, las plazas tectónicas también podrían haber creado diversos hábitats que impulsaron la evolución de la vida.

Cerca del borde de una placa, el agua del mar puede filtrarse en las grietas, donde el magma las calienta a cientos de grados, expulsando el agua caliente de vuelta al océano. Esos respiradores albergan diversos ecosistemas y algunos científicos sugieren que unas fuentes similares dieron origen a las primeras formas de vida sobre la Tierra.

Los movimientos constantes de las placas pueden incluso desempeñar un rol en el campo magnético terrestre, que podría haber actuado como un escudo, impidiendo que el viento solar arrancara la atmósfera.

Los astrónomos calculan que hay hasta cien mil millones de planetas en la galaxia.

Y muchos del tamaño de la Tierra están dentro de la llamada zona habitable de su estrella, la región donde no hace demasiado calor, ni demasiado frío para que potencialmente exista agua líquida sobre la superficie.

Estar en la zona habitable y tener agua líquida son los factores más importantes para determinar si puede existir vida sobre un planeta.

Pero después de eso, otras características, como las placas tectónicas, entran en juego, dice Norm Sleep, geofísico de la Universidad de Stanford, EE.UU.

Sleep dice que si un planeta las tiene, “la habitabilidad aumentaría enormemente”.

Todo eso es, obviamente, especulativo,ya que la Tierra es el único ejemplo conocido de mundo habitable y con placas tectónicas. Algunos investigadores dicen que incluso puede que no hayan sido necesarias para que hubiese vida en la Tierra.

En 2016, Craig O’Neill, un científico planetario de la Universidad Macquarie en Sídney, Australia, desarrolló modelos informáticos que sugieren que no había placas tectónicas en el pasado distante del planeta, ni siquiera cuando la vida se originó hace 4,100 millones de años. Sin embargo, otros investigadores señalan que esa conclusión es prematura.

Las placas tectónicas constituyen uno de muchos factores que pueden influenciar la habitabilidad y puede que los científicos no logren determinar la fórmula para la vida hasta que descubran. Mientras tanto, la Tierra seguirá siendo el único mundo verdaderamente vivo.

BBC

SkyAlert

plastic

Campaña de la ONU para eliminar plásticos de los océanos

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) lanzó hoy en Bali, Indonesia, la campaña #MaresLimpios, que busca la eliminación para 2022 de los productos plásticos, mismos que generan el 90% de la basura marina en los océanos del planeta.

#MaresLimpios está dirigida a los gobiernos, el sector privado y los ciudadanos, e insta a la industria cosmética a dejar de añadir microperlas de plástico en sus productos de cuidado personal y a una disminución importante de la fabricación y consumo de los productos plásticos de un solo uso.

Alejandro Laguna, oficial de Información del PNUMA, explicó que en los últimos 50 años se ha multiplicado veinte veces la producción mundial de plásticos, llegándose a generar 320 millones de toneladas en ese plazo.

“Aproximadamente 8 millones de toneladas de plástico acaban en los océanos cada año y una vez que llegan allí es muy difícil poner remedio. Tenemos que solucionar el problema antes que lleguen al mar, porque cuando llegan o bien se hunden en el fondo, o bien se quedan flotando en el agua o llegan a las playas”, dijo Laguna.

El experto detalló que esta situación provoca que en la actualidad haya 600 especies marinas afectadas por esa contaminación, que también origina pérdidas en sectores como la pesca o el turismo.

ONU

SkyAlert Storm

casa

¿Tu hogar está preparado para un sismo?

Protege a tu familia en caso de sismos si ocurren mientras estás en tu hogar. Las siguientes recomendaciones te ayudarán a mitigar los posibles riesgos.

  • Identifica las áreas de menor riesgo en tu hogar o busca la zona con mayor estructuración.
  • Quita todo obstáculo que pueda retrasar tu evacuación.
  • Identifica aquellos objetos que puedan caerse con fuertes movimientos.
  • Asegura o sujeta tus muebles y electrodomésticos; no solo pueden causar lesiones, también es tu patrimonio.
  • Si está dentro de tus posibilidades, coloca láminas adhesivas en los vidrios de ventanas y puertas para evitar que formen filosas astillas; en el mejor de los casos, cambia los vidrios comunes por vidrio templado el cual no se astilla.
  • Almacena bajo llave todo producto químico que pueda ser nocivo para la salud.
  • Revisa periódicamente las condiciones de las instalaciones de gas y electricidad.
  • Prepara o adquiere tu Mochila de Emergencia y colócala cerca de la ruta de evacuación.
  • Realiza simulacros para ensayar tus reacciones y recrea o visualiza diferentes escenarios (sismo durante la noche, tormentas, etc.)
  • Repara cualquier daño que presente tu hogar, ya sea por humedad o por sismos previos.
  • Si tienes dudas sobre la seguridad de tu hogar consulta con un especialista en estructuras o acude a Protección Civil de tu localidad.

SkyAlert