fuga

Hundimiento en la CDMX causante de fugas de agua

Más del 60 por ciento del agua que se utiliza en la Ciudad de México se extrae de mantos acuíferos (el doble de lo que se recarga de manera natural), lo que ocasiona el hundimiento del suelo, en el orden de 10 a 40 centímetros anuales. En consecuencia, la compactación del suelo provoca la fractura de tuberías y fugas de agua potable, indicó Cecilia Lartigue Baca, coordinadora del Programa de Manejo, Uso y Reúso del Agua (Pumagua) de la UNAM.

La capa de sedimentos, compuesta principalmente de limo, arcilla y arena, es propia del terreno lacustre sobre el cual se construyó esta urbe, y es el origen del hundimiento progresivo (subsidencia), acotó Sergio Rodríguez Elizarrarás, investigador del Instituto de Geología (IGL). “No sólo afecta a las edificaciones, también ocasiona fugas en el sistema de agua potable”, aseveró.

El agua subterránea tiene una superficie de contacto entre la tierra y el aire del subsuelo, conocida como nivel freático. Al descender el nivel del agua por la explotación constante del acuífero, queda un espacio de aire que no podrá resistir el peso de la tierra y las construcciones de la metrópoli, explicó el experto.

Las estrategias implementadas para contrarrestar la sobreexplotación de los pozos son la recarga artificial y el tratamiento del recurso residual para su reutilización. El problema radica en los altos costos económicos y la emisión de gases de efecto invernadero emitidos durante el proceso, expuso Lartigue Baca.

“Además de implementar programas para promover la corresponsabilidad ciudadana del ahorro de agua, es necesario reparar y dar mantenimiento a las fugas, pues se pierde el 42 por ciento del líquido potable. El consumo por persona es de aproximadamente 250 litros al día y podría ser reducido a 150 litros para satisfacer todas las necesidades”, alertó.

Las tuberías de la Ciudad de México tienen más de 50 años y no sólo es una cuestión de antigüedad, también influye el tipo de material utilizado. Es importante destinar mayores recursos económicos para brindar el mantenimiento adecuado. “Una alternativa es implementar tuberías flexibles con tecnologías que resistan el movimiento del suelo para que se reacomoden gradualmente con la subsidencia”, propuso Rodríguez Elizarrarás.

El crecimiento irregular de la capital es otro factor que afecta a la reabsorción pluvial. El universitario subrayó que a partir de un plan dedesarrollo urbano serecomienda dejar una zona no construida en todos los inmuebles para infiltrar el agua, y que ésta pueda regresar a los mantos acuíferos, pues el concreto obstruye la recarga.

Las cordilleras volcánicas que delimitan al Valle de México son el elemento más importante para la reabsorción, pues constituyen el suelo volcánico a través del cual se filtra el agua de la atmósfera. Estos terrenos son una parte importante del suelo de conservación de la urbe, pero son ocupados por habitantes que establecen asentamientos irregulares, advirtieron los especialistas.

El problema del abastecimiento en distintas delegaciones surge por la distribución de un circuito que debe ser cerrado para incluir a las colonias que sufren del suministro irregular, pues los pozos ubicados en esas zonas ya no alcanzan para proveer de agua al elevado número de habitantes, añadió la coordinadora del Pumagua.

También dijo que el cambio climático influye de forma negativa en el reabastecimiento de los mantos acuíferos, pues los periodos de sequía y el tiempo de lluvias se vuelvan extremos e irregulares.

“El Pumagua, interesado por brindar opciones y soluciones a esta problemática, ha tenido acercamientos con distintas delegaciones para trabajar en unidades habitacionales”, comentó.

A través del programa Agua a tu casa, encargado de implementar un sistema de captación pluvial, se realiza un diagnóstico integral que incluye estrategias de abastecimiento con agua de lluvia, así como la detección y reparación de fugas, concluyó.

DGCS-UNAM

SkyAlert Storm

nestrella

Descubren nuevo tipo de formación estelar

Observaciones llevadas a cabo con el VLT (Very Large Telescope) de ESO, han revelado que hay formación estelar dentro de las poderosas emisiones de material lanzadas desde los agujeros negros supermasivos, presentes en los núcleos de las galaxias. Estas son las primeras observaciones confirmadas de estrellas formándose en este tipo de ambiente extremo. El descubrimiento tiene muchas consecuencias para la comprensión de las propiedades y la evolución de nuestra galaxia. Los resultados se publican en la revista Nature.

Un grupo europeo de astrónomos, dirigido por investigadores del Reino Unido, ha utilizado los instrumentos MUSE y X-shooter, instalados en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, en el Observatorio Paranal (Chile), para estudiar una colisión que está teniendo lugar entre dos galaxias, conocidas colectivamente como IRAS F23128-5919. Estas galaxias se encuentran a unos 600 millones de años luz de la Tierra. El equipo observó los colosales chorros de material — outflows en inglés —, que se originan cerca del agujero negro supermasivo situado en el centro de la galaxia más al sur, y han encontrado la primera evidencia clara de que hay estrellas naciendo dentro de ellos.

Este tipo de chorros galácticos son generados por la enorme emisión de energía proveniente de los activos y turbulentos centros galácticos. Los agujeros negros supermasivos se esconden en los corazones de la mayoría de las galaxias, y cuando engullen materia, también calientan el gas circundante y lo expulsan de la galaxia anfitriona en forma de densos y potentes vientos.

“Durante un tiempo los astrónomos han pensado que las condiciones que se dan en el interior de estos chorros podrían ser adecuadas para la formación de estrellas, pero nadie había podido ver este fenómeno en acción porque es algo muy difícil de observar”, comenta el líder del equipo Roberto Maiolino, de la Universidad de Cambridge. “Nuestros resultados son emocionantes porque muestran, inequívocamente, que se crean estrellas dentro de estos chorros”.

El grupo propuso estudiar las estrellas directamente en el chorro, así como el gas a su alrededor. MUSE y X-shooter, los dos instrumentos espectroscópicos utilizados, los mejores de su campo, permitieron al grupo llevar a cabo un estudio muy detallado de las propiedades de la luz emitida para determinar su origen.

Se sabe que la radiación de las estrellas jóvenes hace que las nubes de gas cercanas brillen de una manera particular. La extrema sensibilidad de X-shooter permitió al equipo descartar otras posibles causas de esta iluminación, incluyendo choques de gas o el núcleo activo de la galaxia.

Entonces, el grupo hizo una inconfundible detección directa de una joven población estelar en el chorro de emisión. Se cree que estas estrellas tienen menos de unas pocas decenas de millones de años, y el análisis preliminar sugiere que son más calientes y más brillantes que las estrellas formadas en entornos menos extremos, como el disco galáctico.

Además, los astrónomos también determinaron el movimiento y la velocidad de estas estrellas. La luz de la mayoría de las estrellas de la región indica que viajan a velocidades muy grandes, alejándose del centro de la galaxia — lo cual tendría sentido para objetos atrapados en una rápida corriente de material en movimiento.

La coautora Helen Russell (del Instituto de Astronomía, Cambridge, Reino Unido), amplía la información: “las estrellas que se forman en el viento que está cerca del centro de la galaxia podrían desacelerar e incluso volver hacia el interior, pero las estrellas que se forman en la zona más externa del flujo experimentan menos desaceleración y pueden incluso volar en grupo fuera de la galaxia”.

El descubrimiento proporciona una nueva y emocionante información que podría mejorar nuestra comprensión de algunos enigmas de la astrofísica, incluyendo cómo adquieren sus formas ciertas galaxias; cómo se enriquece el espacio intergaláctico con elementos pesados; e incluso de dónde puede provenir la inexplicable radiación de fondo infrarroja.

Maiolino se muestra entusiasta con respecto al futuro: “Si realmente hay formación de estrellas en la mayoría de los chorros de emisión galácticos, como predicen algunas teorías, entonces esto proporcionaría un escenario totalmente nuevo para nuestra comprensión de la evolución de las galaxias”.

NASA

SkyAlert

calor

Prevención: recomendaciones ante olas de calor

Una ola de calor es un periodo excesivamente cálido que puede durar horas, días o semanas. En zonas costeras la sensación térmica puede ser extrema con la presencia de humedad. Sigue estas recomendaciones durante esta temporada de calor.

  • Evita largas exposiciones al Sol, especialmente de 12:00 a 17:00 horas.
  • Permanece en lugares bajo la sombra y ventilados.
  • Evita actividades físicas extenuantes.
  • Toma mucha agua aunque no tengas sed.
  • Evita tomar bebidas alcohólicas o muy azucaradas.
  • Especial atención a niños, adultos mayores y mujeres embarazadas.
  • Evita consumir alimentos preparados en la calle.
  • Utiliza bloqueador solar para proteger tu piel de los rayos UV
  • Utiliza ropa de colores claros, telas ligeras y manga larga.
  • Utiliza gafas, gorra o sombrero.
  • Acude con el médico ante cualquier sensación de malestar.
  • No dejes a tus mascotas dentro de vehículos, patios, azoteas o lugares sin sombra y coloca un recipiente extra de agua.

SkyAlert Storm

rover

Explorador Curiosity con signos de desgaste en sus ruedas

Una revisión rutinaria de las ruedas de aluminio del rover Curiosity de la NASA en Marte ha detectado dos pequeñas roturas en la rueda media izquierda del vehículo, un signo de desgaste mientras el rover continúa su viaje, acercándose a la marca de 10 kilómetros recorridos.

La primera y segunda roturas de la misión en las bandas de rodadura de las ruedas, aparecieron en un control de la imagen de las ruedas el 19 de Marzo, documentando que estas roturas ocurrieron después del último chequeo, el 27 de Enero.

“Las seis ruedas en su conjunto tienen tiempo de trabajo restante más que suficiente para llevar el vehículo a todos los destinos planeados para la misión”, dijo el gerente del proyecto Curiosity Jim Erickson en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Pasadena, California. “Aunque no es inesperado, este daño es la primera señal de que la rueda media izquierda está cerca de un hito de desgaste”.

El seguimiento de los daños de las ruedas en Curiosity, además de un programa de pruebas de longevidad de las ruedas en la Tierra, se inició después de que los abollamientos y agujeros en las ruedas se acumularan más rápido de lo previsto en 2013. Las pruebas mostraron que en el momento en que tres bandas de la rueda se habían roto, la rueda había alcanzado alrededor del 60 por ciento de su vida útil. Curiosity ya ha recorrido 17 kilómetros, mucho más de esa fracción de la distancia total necesaria para llegar a las regiones clave de interés científico en el Monte Sharp de Marte.

EL científico del proyecto Curiosity Ashwin Vasavada dijo: “Esta es una parte esperada del ciclo de vida de las ruedas y en este punto no cambia nuestros planes actuales o disminuye nuestras posibilidades de estudiar las transiciones clave en la mineralogía más alta en el Monte Sharp”.

Curiosity está examinando actualmente las dunas de arena a medio camino de una unidad geológica llamada formación Murray. Los destinos previstos a continuación incluyen la “Vera Rubin Ridge” que contiene hematites, una unidad geológica que contiene arcilla por encima de esa cresta y una unidad que contiene sulfato por encima de la unidad de arcilla.

El rover está escalando secuencialmente las capas más altas y más jóvenes del bajo monte Sharp para investigar cómo el clima antiguo de la región cambió hace miles de millones de años. Las pistas sobre las condiciones ambientales se registran en las capas de roca. Durante su primer año en Marte, la misión logró su objetivo principal al encontrar que la región alguna vez ofreció condiciones ambientales favorables para la vida microbiana, si Marte alguna vez ha albergado vida. Las condiciones en los antiguos ambientes de agua dulce marciana incluyeron todos los elementos químicos clave necesarios para la vida tal y como la conocemos, además de una fuente química de energía que es usada por muchos microbios en la Tierra.

NASA

SkyAlert

IDL TIFF file

Fenómenos extremos de 2016 seguirán durante 2017

El año 2016 hizo historia con una temperatura máxima mundial sin precedentes, un nivel excepcionalmente bajo de los hielos marinos y un aumento ininterrumpido del nivel del mar y del calor oceánico, de acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Las condiciones meteorológicas y climáticas extremas no han cesado en 2017.

La OMM publicó su Declaración anual sobre el estado del clima mundial antes de la celebración del Día Meteorológico Mundial, el 23 de marzo. La Declaración, que constituye una fuente autorizada de referencia, se basa en diversos conjuntos de datos internacionales que varios centros de análisis climáticos mundiales mantienen de forma independiente, así como en la información presentada por decenas de institutos de investigación y Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales de los Miembros de la OMM. Habida cuenta de que los efectos socioeconómicos del cambio climático han cobrado suma importancia, la OMM se asoció a otras organizaciones de las Naciones Unidas por primera vez este año para incorporar datos relativos a dichos efectos.

Gracias a una mayor capacidad de cálculo de las herramientas informáticas y a la disponibilidad de datos climáticos a largo plazo, hoy es posible probar claramente, mediante estudios de atribución, la existencia de vínculos entre el cambio climático provocado por el hombre y muchos casos de fenómenos extremos de efectos devastadores, en particular las olas de calor.

En cada uno de los 16 años transcurridos desde 2001 la temperatura ha sido al menos 0.4 °C superior a la media a largo plazo del período de base de 1961-1990, utilizado por la OMM como referencia para la vigilancia del cambio climático. Según se desprende del informe de la OMM, las temperaturas mundiales aún guardan relación con una tendencia a registrar un aumento de 0.1 °C a 0.2 °C por decenio.

El intenso episodio de El Niño de 2015/2016 produjo un mayor calentamiento en 2016, además del cambio climático a largo plazo provocado por las emisiones de gases de efecto invernadero. Las temperaturas registradas en los años de episodios intensos de El Niño, como 1973, 1983 y 1998, suelen ser entre 0.1 °C y 0.2 °C más elevadas que los niveles de fondo, y las temperaturas de 2016 concuerdan con esa tendencia.

El nivel del mar aumentó considerablemente a escala mundial durante el episodio de El Niño, y a principios de 2016 se registraron nuevos valores máximos. En noviembre se observó una reducción de la extensión de los hielos marinos mundiales de más de 4 millones de km2 por debajo del promedio, lo cual representa una anomalía sin precedentes para ese mes.

Las temperaturas sumamente elevadas de los océanos contribuyeron a una decoloración coralina importante y en muchas aguas tropicales se informó sobre mortalidad de los corales, lo cual repercute en gran medida en las cadenas alimentarias marinas, los ecosistemas y la pesca.

Los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera alcanzaron la marca simbólica de referencia de 400 partes por millón en 2015 (el último año para el cual se dispone de datos mundiales de la OMM) y no disminuirán por debajo de ese nivel durante varias generaciones futuras debido al carácter duradero del CO2.

Entre los fenómenos extremos más importantes de 2016 cabe señalar las sequías graves que provocaron inseguridad alimentaria a millones de personas en las zonas meridional y oriental de África y América Central. El huracán Matthew infligió un sufrimiento generalizado en Haití, ya que fue la primera tormenta de categoría 4 en tocar tierra desde 1963 y provocó, además, pérdidas económicas considerables en los Estados Unidos de América, mientras que las regiones oriental y meridional de Asia se vieron afectadas por fuertes lluvias y crecidas.

La OMM ha publicado informes anuales sobre el clima durante más de 20 años y los presenta ante la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Las Declaraciones anuales complementan los informes de evaluación que publica el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) cada seis o siete años.

La Declaración se presentará a los Estados Miembros de las Naciones Unidas y a expertos en cuestiones climáticas en una reunión de alto nivel denominada El cambio climático y la agenda de desarrollo sostenible, que se celebrará en Nueva York el 23 de marzo (Día Meteorológico Mundial) y de la que será anfitriona Peter Thomson, Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

De acuerdo con algunos estudios de reciente publicación que no se incluyeron en el informe de la OMM, es posible que el contenido calorífico de los océanos haya aumentado aún más de lo informado anteriormente. Además, los datos provisionales indican que no se ha moderado el nivel de aumento de las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera.

Al menos tres veces hasta ahora en este invierno boreal, en el Ártico se ha observado el equivalente polar de una ola de calor, y la presencia de intensas tormentas del Atlántico ha impulsado la entrada de aire cálido y húmedo. Eso significa que en pleno invierno ártico y durante el período de recongelamiento de los hielos marinos, hubo días en los que se estuvo cerca del punto de fusión. Los hielos marinos de la Antártida también han registrado un nivel bajo sin precedentes, en contraposición a la tendencia observada en los últimos años.

Las investigaciones científicas indican que los cambios que se producen en el Ártico y el derretimiento de los hielos marinos están provocando un giro hacia configuraciones más amplias de la circulación oceánica y atmosférica, lo cual afecta las condiciones meteorológicas en otras partes del mundo debido a las olas de las corrientes en chorro (las bandas de aire de rápido movimiento que ayudan a regular las temperaturas).

En consecuencia, se observaron algunas regiones con temperaturas inusitadamente templadas, entre ellas Canadá y gran parte de los Estados Unidos, mientras que en otras, como la península arábiga y el Norte de África, se registraron condiciones inusualmente frías a comienzos de 2017.

Solo en los Estados Unidos, se batieron o se igualaron 11,743 récords de temperaturas máximas en febrero, de acuerdo con la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera. Un calor prolongado y extremo en enero y febrero afectó a Nueva Gales del Sur, la región meridional de Queensland, Australia Meridional y el norte de Victoria, y se registraron muchos nuevos récords de temperaturas máximas.

Temperaturas mundiales:

En 2016 se observó un aumento de la temperatura en casi todo el mundo. Las temperaturas fueron superiores a la media del período de 1961-1990 en la gran mayoría de las zonas terrestres del mundo; las únicas excepciones importantes fueron una zona de América del Sur, principalmente el centro de la Argentina, y algunos sectores del suroeste de Australia.

En varios lugares situados en altas latitudes se observaron temperaturas medias anuales que superaron en al menos 3 °C la media del período de 1961-1990, en particular a lo largo de la costa de la Federación de Rusia, en Alaska y en el extremo noroccidental de Canadá, así como en algunas islas de los mares de Barents y de Noruega. En el extremo norte del Ártico, se registró una temperatura media anual en el aeropuerto de Svalbard (Noruega) de −0.1 °C, que representa un aumento de 6,5 °C por encima de la media del período de 1961-1990 y de 1.6 °C con respecto al récord anterior.

Fuera del Ártico, las temperaturas elevadas de 2016 se caracterizaron más por su uniformidad en todo el mundo que por su carácter extremo en lugares específicos.

Océanos

Las temperaturas medias mundiales de la superficie del mar en 2016 también fueron las más elevadas de las que se tenga constancia. Las anomalías fueron más intensas durante los primeros meses de 2016.

A escala mundial, el contenido calorífico de los océanos fue el segundo más elevado jamás registrado (el más elevado fue en 2015). Alcanzó nuevos niveles máximos en el hemisferio norte, aunque el calor fue menor en el hemisferio sur.

El nivel del mar a escala mundial ha aumentado 20 cm desde el comienzo del siglo XX, debido principalmente a la expansión térmica de los océanos y el derretimiento de los glaciares y los casquetes de hielo. El nivel del mar a escala mundial aumentó considerablemente durante el episodio de El Niño de 2015/2016: un incremento de alrededor de 15 mm entre noviembre de 2014 y febrero de 2016, cuando se estableció un nuevo récord. Este nivel estuvo muy por encima de la tendencia de 3 a 3.5 mm por año que se observó después de 1993. Desde febrero hasta agosto, el nivel del mar se mantuvo relativamente estable habida cuenta de que disminuyó la influencia ejercida por El Niño. Los datos definitivos del nivel del mar de 2016 aún no están disponibles en el momento de la presente publicación.

Hielos marinos del Ártico

El nivel máximo estacional, de 14.52 millones de km2 el 24 de marzo, fue el más bajo de los registros satelitales del período comprendido entre 1979 y 2016. La congelación de otoño de 2016 fue excepcionalmente lenta e incluso la extensión de los hielos marinos se contrajo durante algunos días a mediados de noviembre.

Precipitación

Gran parte de la región meridional de África comenzó el año con sequías graves. Por segundo año consecutivo, la cantidad de lluvia se ubicó entre un 20% y un 60% por debajo de la media para la estación lluviosa estival (de octubre a abril) en 2015/2016. El Programa Mundial de Alimentos estimó que 18,2 millones de personas requerirían asistencia de emergencia a comienzos de 2017.

Las cifras provisionales indican que 2016 fue el año más seco de que se tenga constancia en la cuenca del Amazonas y se registraron sequías importantes en el noreste del Brasil. El Niño provocó condiciones de sequía en otros países de América Central y del norte de América del Sur.

En la cuenca de Yangtze, en China, se registró la estación de crecidas más importante desde 1999, y algunos afluentes alcanzaron niveles de crecidas sin precedentes. En promedio en China en su conjunto, fue el año más lluvioso jamás registrado: la media nacional de lluvias que ascendió a 730 mm fue un 16% superior a la media a largo plazo.

Olas de calor

El año comenzó con una ola de calor extremo en África Meridional en la primera semana de enero. El 7 de enero, se registró una temperatura de 42.7 °C en Pretoria y de 38.9 °C en Johannesburgo; ambas representan un aumento de 3 °C o más por encima de los niveles máximos jamás registrados en esos lugares.

Asia Meridional y Asia Sudoriental también se vieron afectadas por el calor extremo en abril y mayo, antes del inicio del monzón estival. Asia Sudoriental se vio gravemente afectada en abril. Se estableció un récord nacional de 44.6 °C en Mae Hong Son (Tailandia) el 28 de abril, y se registró una temperatura de 51.0 °C en Phalodi el 19 de mayo, la más elevada de que se tenga constancia en India.

En algunas regiones de Oriente Medio y el Norte de África se observaron temperaturas récords o casi récords. En Mitribah (Kuwait) se registró una temperatura de 54.0 °C el 21 de julio que, a condición de que se ratifique, será la temperatura más elevada de que se tenga constancia en Asia. El 22 de julio se observaron otras temperaturas sumamente elevadas: 53.9 °C en Basora (Iraq) y 53.0 °C en Delhoran (República Islámica del Irán, un récord nacional). En Marruecos, Túnez, Libia y los Emiratos Árabes Unidos también se observaron temperaturas muy elevadas.

OMM

SkyAlert Storm

cratermarte

Cráter marciano pudo haber albergado un lago

El cráter Holden, en el sur de Margaritifer Terra en Marte, muestra una serie de depósitos finamente estratificados en su suelo (blanco y lila en esta imagen de color mejorada). Los depósitos en capas están especialmente bien expuestos en la sección suroeste del cráter donde la erosión por el agua que fluye a través de una brecha en el borde del cráter creó afloramientos espectaculares.

En este lugar, los depósitos aparecen debajo de una tapa de materiales aluviales, (de bronceado a marrón en la imagen). Dentro de los depósitos, las capas individuales son casi planas y se pueden rastrear de cientos de metros a kilómetros. La información del instrumento CRISM a bordo de la sonda espacial Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de la NASA sugiere que al menos algunas de estas capas contienen arcillas.

Por el contrario, las capas en el aluvión superpuesto son menos continuas y se sumergen en diferentes direcciones, mostrando menos evidencias de arcillas. En conjunto, las características de los depósitos de lechos finos sugieren que pueden haber sido depositados en un lago en el fondo del cráter marciano. El mapa que se proyecta aquí, está a una escala de 25 centímetros por píxel. El norte está arriba.

NASA

SkyAlert

hplaneta

Esta noche es “La Hora del Planeta”

Este sábado se celebra la ¨Hora del Planeta”, una iniciativa global que convoca a un apagón eléctrico de una hora en casas, empresas y dependencias públicas para concienciar sobre el cambio climático.

El edificio de la Secretaría de las Naciones Unidas se unirá a las 8:30 p. m., hora de Nueva York.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, recordó en un video que el cambio climático continúa afectando la vida de las personas y sus formas de subsistencia.

“El pasado año fue nuevamente el más caliente desde que se llevan registros y el histórico Acuerdo de París nos ofrece una oportunidad sin precedentes para ponerle un tope al ascenso de la temperatura, promover energías limpias y crear un futuro sostenible”, dijo.

Guterres añadió que los Gobiernos, el sector privado, y todos los individuos deben actuar por la construcción de un futuro sostenible y los invitó a incorporarse en la Hora del Planeta.

La iniciativa surgió en Sídney, Australia, hace 10 años y cuando se realizó por primera vez convocó dos millones de personas. En 2016 alcanzó un récord con cientos de millones de individuos en más de 7,000 ciudades de más de 170 países de todos los continentes, que apagaron sus luces para demostrar que el cambio climático “es una problemática que importa”.

ONU

SkyAlert Storm

dunas

Dunas de arena en Marte

Las dunas de arena se encuentran dispersas a través de Marte y una de las poblaciones más grandes se encuentra en el hemisferio sur, al oeste de la cuenca de impacto Hellas. La región Hellespontus cuenta con numerosas colecciones de formaciones de dunas oscuras, que se recogen tanto dentro de las depresiones tales como los cráteres como entre las llanuras.

Esta imagen muestra la parte media de un campo de dunas grande compuesta principalmente de dunas “barchan” en forma de media luna. Aquí, el lado iluminado empinado de la duna, llamado cara de deslizamiento, indica el lado a favor del viento de la duna y la dirección de su migración. Otros dunas lineales largas y estrechas conocidas como dunas de “seif” (viene de la palabra árabe que significa “espada”), también aparecen aquí y en otros lugares hacia el este.

La imagen fue captada por la cámara HiRISE a bordo de la sonda espacial Mars Reconnaissance Orbiter, MRO, de la NASA. El mapa que se proyecta aquí está a una escala de 25 centímetros por píxel. La escala de la imagen original es de 25.5 centímetros por píxel con el norte orientado hacia arriba.

NASA

SkyAlert

co2

Latinoamérica es la 2a región del mundo que más produce y consume carbón

América Latina y el Caribe producen cerca de 9 millones de toneladas de carbón. Esto tiene un enorme impacto en la atmósfera y el calentamiento global. Se trata de la segunda región del mundo con mayor producción y uso de carbón vegetal por persona, después de África, que genera 32 millones de toneladas.

Este dato se desprende de un nuevo informe de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) dado a conocer este jueves.

El informe, denominado “La transición del carbón”, también señala que Brasil genera la mayor cantidad de carbón vegetal a nivel regional y mundial, con un poco más de 6 millones de toneladas, lo que representa el 12% del total global.

En Brasil, este carbón que deriva de la madera se usa principalmente para el sector industrial, siendo la metalúrgica la que más lo consume, en un 80%.

Mientras que en otros países de la región su uso está concentrado en el sector de los alimentos y en otras necesidades en los hogares.

Esta producción está muy vinculada a la emisión de gases de efecto invernadero.

Según el estudio de la FAO, el 7% de las necesidades energéticas de la región se cubre con la que proviene de la madera.

Y, en términos de emisiones, América Latina y el Caribe es responsable de arrojar a la atmósfera 371 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono por el consumo de madera y el uso de carbón, lo que contribuye al calentamiento global.

El organismo de la ONU pidió a los países de la región tomar medidas para hacer más ecológico este sector y hacer una transición hacia energías limpias.

Por ejemplo, creando un clima de inversión atractivo para pasar a energías de ese tipo.

El informe señala que el cambio de hornos industriales tradicionales a más modernos reduce en un 80% las emisiones, a su vez, abandonar las formas rudimentarias de cocinar con leña y carbón, reduce esa contaminación en un 60%.

ONU

SkyAlert Storm

swarm

Satélites Swarm estudian los detalles del campo magnético de la Tierra

Los satélites Swarm de la ESA están detectando minúsculos detalles en una de las capas más difíciles de observar del campo magnético de la Tierra y estudiando la historia magnética oculta en la corteza de nuestro planeta.

Podemos imaginar el campo magnético terrestre como una enorme envoltura que nos protege de la radiación cósmica y las partículas cargadas que bombardean nuestro planeta con el viento solar. Sin él no existiría la vida tal y como la conocemos.

La mayoría del campo se genera a más de 3,000 km de profundidad, por el movimiento del hierro fundido del núcleo externo. El 6% restante se debe, por una parte, a las corrientes eléctricas existentes en el espacio que rodea nuestro planeta y, por otra, a las rocas magnetizadas en la litosfera superior, la porción rígida más exterior de la Tierra, formada por la corteza y el manto superior.

A pesar de que este ‘campo magnético litosférico’ es muy débil y, por ello, difícil de detectar desde el espacio, el trío de satélites Swarm ha sido capaz de cartografiar sus señales magnéticas. Tras tres años de recogida de datos, se acaba de publicar el mapa elaborado desde el espacio con la más alta resolución hasta la fecha.

“Al combinar las mediciones de Swarm con datos históricos del satélite alemán CHAMP, y usando una nueva técnica de modelización, hemos podido extraer señales mínimas de magnetización cortical”, explica Nils Olsen, de la Universidad Técnica de Dinamarca, uno de los científicos responsables del nuevo mapa.

Rune Floberghagen, responsable de la misión Swarm de la ESA, añade: “Comprender la corteza de nuestro planeta no es sencillo. No basta con perforar para medir su estructura, composición e historia”.

“Las mediciones desde el espacio tienen un gran valor, ya que ofrecen una precisa visión global de la estructura magnética de la corteza exterior”.

Presentado en el Swarm Science Meeting celebrado esta semana en Canadá, el nuevo mapa muestra las variaciones en este campo con una precisión en los detalles superior a la de las reconstrucciones basadas en satélites realizadas hasta ahora, a partir de estructuras geológicas en la corteza terrestre.

Una de estas anomalías se produce en la República Centroafricana, alrededor de la ciudad de Bangui, donde el campo magnético es significativamente más agudo y más fuerte. Aún se desconoce la causa de esta anomalía, pero algunos científicos sospechan que podría deberse al impacto de un meteorito hace más de 540 millones de años.

El campo magnético se encuentran en un estado permanente de flujo. El norte magnético vaga y, cada pocos cientos de miles de años, la polaridad se invierte, por lo que las brújulas apuntarían al sur en lugar de hacia el norte.

Cuando se genera nueva corteza debido a la actividad volcánica, principalmente a lo largo del fondo oceánico, los minerales ricos en hierro del magma que se va solidificando se orientan hacia el norte magnético, capturando una ‘instantánea’ del campo magnético en el momento concreto en que esas rocas se enfriaron.

Como los polos magnéticos se invierten cíclicamente, los minerales solidificados forman ‘franjas’ en el lecho marino, dejando un registro de la historia magnética de la Tierra.

El mapa más reciente de Swarm nos ofrece una vista global sin precedentes de las franjas magnéticas asociadas a la tectónica de placas, reflejadas en las dorsales mesoceánicas.

“Estas franjas magnéticas demuestran la inversión de los polos y el análisis de las huellas magnéticas en el suelo oceánico nos permitirá reconstruir los cambios en el campo del núcleo. También nos ayudarán a investigar los movimientos de las placas tectónicas”, señala Dhananjay Ravat, de la Universidad de Kentucky, Estados Unidos.

“El nuevo mapa muestra las características del campo magnético con una precisión de hasta 250 km, facilitando así la investigación de la geología y las temperaturas en la litosfera terrestre”.

ESA

SkyAlert